jueves, 9 de marzo de 2017

MAS ALLA DEL DINERO...


A cambio del dinero...

A cambio del dinero muchas personas son capaces de traicionar a sus amigos...     Vender su honor...     Destruir vidas inocentes...     Hacer cosas que en condiciones normales jamás harían...     Mentir, robar, adulterar, blasfemar...

Lo anterior es un claro reflejo que el amor al dinero es lo que ocupa el centro de sus vidas...     Estas personas han hecho de él su única y fundamental fuente de existencia.  Para ellas, no tener dinero, es estar totalmente en la desgracia total.      ¿Será esto cierto?

¿Qué dice la Biblia al respecto?

“El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto...”
Eclesiastés 5:10

“Raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”
1 Timoteo 6:10


El mundo dice: “Separado del dinero nada puedes hacer”; en cambio nuestro Señor Jesucristo dice lo contrario...     “Separado de mí, nada podéis hacer” Juan 15:5; y cuando es NADA...     ¡ES NADA!

Al no depender de Dios, entonces te expones a hacer “cualquier cosa desesperada” con tal de recibir lo que deseas o esperas, trayendo así terribles consecuencias a tu vida.




Depender del dinero es NO depender de Dios...

O dependes de Dios...     O dependes del dinero...
No puedes poner tu confianza en ambos...
Tu provisión NO depende del dinero...     ¡Depende de Dios!


Es Dios, quien te da la habilidad para desarrollar un trabajo específico y obtener a cambio de él una remuneración...    

Es Dios, quien mueve las circunstancias para que recibas el dinero que necesitas ante un apuro económico...

Es Dios, quien de manera milagrosa permite que recibas una provisión inesperada...

Es Dios, quien da la orden para que te envíen oportunamente todo lo que necesitas...    


Experiencias pasadas te hacen recordar las intervenciones oportunas de Dios al proveerte de donde menos lo imaginabas; el alimento, la ropa y el dinero llegaron por medios inusuales y repentinos...     ¡Acuérdate! ¡Tantos milagros en el desierto!

Lo anterior te lleva a exclamar con firme convicción...    

“Alzaré mis ojos a los montes;
¿De dónde vendrá mi socorro?
Mi socorro viene del Dios Eterno,
que hizo los cielos y la tierra”
Salmo 121:1-2




¡Más allá del dinero!

La vida abundante que Dios ofrece por medio de Jesucristo, va más allá de lo que las riquezas materiales suelen ofrecer...     ¡Más allá del dinero! ¡Más allá de toda satisfacción o necesidad material!

“Yo he venido para que tengan vida; y vida en abundancia”
Juan 10:10

Esta es la abundancia que has de anhelar...     ¡Una vida plena en el Espíritu! Lo demás, es decir los medios para suplir tus necesidades temporales,  te vendrán por añadidura.

“No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido...     Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas”
Lucas 12:22-23; 29-31





--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS

Blog:

Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------