jueves, 26 de marzo de 2015

ROMPIENDO EL CASCARON DEL EGOÍSMO.



ROMPIENDO EL CASCARON DEL EGOÍSMO.
(Breves reflexiones)



Les comparto unas breves reflexiones que nos exhortan a poner en práctica la vida cristiana de acuerdo a la visión de Dios.
----------------------------.


Poner en práctica la Palabra de Dios es pensar y proceder a favor del prójimo en sus diversas necesidades.


Las bendiciones de Dios no deben estimular tu egoísmo, al contrario, son para que las pongas al servicio de los demás.


Los cristianos somos los martillos que Dios ha elegido para que mediante la predicación del evangelio se rompa la barrera del egoísmo que el mundo ha levantado.


“Una comunidad cristiana verdadera se define por su capacidad de servicio” (Autor anónimo)


No busques a Dios con fines egoístas. Así no funciona.


Un genuino cristiano refleja solidaridad espontanea a las diversas necesidades de su prójimo.


Para tener un corazón solidario es necesario mantener la comunión con Dios mediante tiempos específicos de oración y reflexión bíblica.


Dios se glorifica en sus siervos mediante una vida rebosante de amor, compasión, justicia y solidaridad a favor del prójimo.


En la medida que te llenes de Dios, la necesidad espontanea de velar por el bien de tu prójimo aumentará.


Darle gloria a Dios es proceder a favor del prójimo.


Buscar la gloria de Dios para sí mismo va en contra de la visión de Cristo.


“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”

Mateo 7:21-23

-------------------------.

Twitter:

----------------------------

miércoles, 25 de marzo de 2015

SE FIEL EN EL POCO TIEMPO QUE QUEDA.


Es necesario que te mantengas fiel al proyecto de vida que Dios te ha asignado. Necesitas mantener una vida coherente con lo que crees y predicas. Aprovecha tu tiempo ahora, pues hay mucho que hacer en este corto lapso. No lo desperdicies en vanidades que no te llevarán a nada, pues en ese caso tu vida sí sería un desperdicio. “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor” (Efesios 5:15-17)

El tiempo que queda  es muy corto, pues las horas y los días transcurren a vertiginosa velocidad. Cualquier cantidad de años vividos son extremadamente cortos comparados con el calendario y el reloj de Dios. La vida en el plano temporal es extremadamente corta, por lo que hay que saberla aprovechar EN Dios. “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos” (Salmo 90:10). Solamente piensa en los años de vida útil que te queda por vivir. Réstale 70 u 80 años a tu edad actual y verás el tiempo que aproximadamente te queda; y eso si Dios no te llama antes a su presencia.


SE FIEL EN EL POCO TIEMPO QUE QUEDA.

Sin el propósito de ser fatalistas, es necesario advertir que los tiempos que vienen para el mundo se perfilan como oscuros y tempestuosos debido a las consecuencias de la maldad que en él imperan. No podemos tapar el “sol con un dedo” para decir que todo marcha bien sobre el mundo, cuando en realidad NO es así. Ese es precisamente el contexto en el cual vives ahora. “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”. (2 Timoteo 3:1-5)

Se fiel en el poco tiempo que queda en cumplir con el encargo asignado por Dios aunque a tus ojos parezca insignificante y sin sentido. Se fiel, pues tu aporte es de mucha utilidad para sus propósitos. “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15:58)

Se fiel en el poco tiempo que queda creyéndole a Dios en medio de las situaciones imposibles. La fidelidad es uno de los espejos de la fe. “Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos; que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen” (1 Timoteo 4:9-10)

Se fiel en el poco tiempo que queda aunque todos piensen o hagan lo contrario a lo establecido por Dios. “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2)

Se fiel en el poco tiempo que queda. Verás como en el trayecto encontrarás evidencias palpables de la realidad y de la acción de Dios a tu favor. Mantente fiel, pues nada te faltará. Confiésalo ahora: “Jehová es mi pastor; nada me faltará” (Salmo 23:1)



TWITTER.

@JAlfredoLievano 

martes, 24 de marzo de 2015

TU VIDA NO ES UN DESPERDICIO.


Desde antes de nacer Dios nos ha elegido para seamos sus hijos y sus siervos. Se trata de un doble privilegio que no se alcanza por méritos o por capacidades personales, sino por su GRACIA incondicional al creer en Jesucristo como Señor y Salvador de nuestras vidas.
En cuanto a hijos: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12-13).
En cuanto a siervos: “Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna” (Romanos 6:22).


TU VIDA NO ES UN DESPERDICIO.

Así que ya no te angusties, ni te desesperes, ni te frustres cuando veas que las cosas no salen de acuerdo a “tus planes”, ya que tu vida está encarrilada en los planes de Dios. Tú ya no te perteneces, tú le perteneces a Dios. Es él quien tiene todo el control de lo que te sucede ahora, es él quien está ejecutando su voluntad sobre todos tus acontecimientos para el desarrollo y cumplimiento de sus propósitos para el mundo entero. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28) Tú eres parte importante en el proyecto de Dios para los tiempos presentes, aun mucho más de lo que imaginas.  ¡Gran privilegio otorgado por su gracia!

Tu vida no es un desperdicio, ya que la presencia del Espíritu Santo en tu interior te da identidad celestial; y además recibes la capacidad sobrenatural para desarrollar la misión encomendada por Dios mientras habitas en esta tierra.  Necesitas estar consciente que los tiempos que vienen se pondrán aún mucho más difíciles que en el pasado, son tiempos tempestuosos para la Iglesia de Cristo, y es en ese contexto que tu aporte será de mucho significado para tu generación.


TU VIDA NO ES UN DESPERDICIO, DIOS LA  ESTA USANDO PARA GRANDES PROPÓSITOS.




TWITTER.
@JAlfredoLievano  

lunes, 23 de marzo de 2015

TU MISIÓN EN EL MUNDO NO SE ECHARA A PERDER.


Como bien lo sabrás, la misión que Dios te ha encomendado NO es muy relevante y aceptada ante los ojos del mundo; sin embargo, por medio de ella, muchos corazones ya están siendo tocados en lugares que ni siquiera imaginas. Tú ahora no alcanzas a visualizar todos los frutos que se han producido desde ese “insignificante rincón” en el que te encuentras. Lo único que has hecho es permanecer “fiel en lo poco” con los recursos que ahora dispones. Sabes con certeza que Dios hará el resto.

Sigue siendo FIEL en lo POCO aunque no veas resultados inmediatos y sientas que tu voz no tiene eco. Sigue perseverando aunque sientas como que “de nada sirve” lo que ahora haces. Recuerda como en repetidas ocasiones Dios ha prometido sostenerte. Tú ahora estás constantemente bajo su protección, orientación, provisión y respaldo espiritual.
Continúa diligentemente sin perder la visión y la misión de tu existencia, pues nada te faltará; así que ahora puedes decir con plena certeza: “Jehová es mi pastor, nada me faltará”. (Salmo 23:1). Tu historia personal está insertada en sus propósitos eternos, y nadie será capaz de sacarte de ellos.

No temas ante lo que está por venir, pues Dios hará advertencias muy fuertes en el mundo para que se arrepienta de su maldad, y él cuenta contigo para que llames a un arrepentimiento genuino a las personas que te han sido encomendadas.


TU MISIÓN EN EL MUNDO NO SE ECHARA A PERDER.

“Yo el Señor,  te llamé y te tomé por la mano, para que seas instrumento de salvación”
Isaías 42:6


BLOG

TWITTER.
@JAlfredoLievano 

domingo, 22 de marzo de 2015

FRUTOS DE UNA GENUINA COMUNIÓN CON DIOS.



Ø La genuina comunión con Dios se alcanza únicamente por medio de Jesucristo.   No existe otro vínculo que nos una con Dios. “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” Juan 14:6


Ø La genuina comunión con Dios nos da convicciones firmes en su Palabra.”La exposición de tus palabras alumbra, hace entender a los simples” Salmo 119:130.


Ø La genuina comunión con Dios nos impulsa al deseo espontaneo de imitar a Cristo para ser puntos de referencia a los demás, así como lo fue el apóstol Pablo. “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. 1 Corintios 11:1


Ø La genuina comunión con Dios nos lleva a renunciar espontáneamente a nuestros planes egoístas. “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?” Lucas 9:23-25


Ø La genuina comunión con Dios se refleja mediante un testimonio espontáneo apegado a su Palabra. “Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y  la hacen” Lucas 8:21.


Ø La genuina comunión con Dios nos hace fuertes y valientes ante las crisis. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13


Ø La genuina comunión con Dios nos permite mantener fija la visión en su plan y meta definitiva. “Una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filipenses 3:13-14


Ø La genuina comunión con Dios nos lleva a perseverar en la oración y en la reflexión bíblica. “Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas” Salmo 63:1

No hay duda que todo verdadero cristiano desea experimentar en su interior una genuina comunión con Dios; de ahí que es necesario quitar todos los estorbos que impidan vivirla, proyectarla y disfrutarla.  De ti dependerá que así sea. Busca a Dios...

“BUSCADME Y VIVIRÉIS”
Amos 5:4

-------------------------.

Twitter:
----------------------------


sábado, 21 de marzo de 2015

LA LECCIÓN DE ISRAEL EN NUESTRA HISTORIA.


Lo que Dios ha dicho con respecto a Israel lo hará, aunque las potencias mundiales y las naciones enemigas lo impidan. Nadie podrá impedir el propósito de Dios con respecto a dicha nación. A través de toda la Biblia, vemos profecías específicas y detalladas sobre el proceso de la restauración que Dios hará con Israel y de su establecimiento en la tierra que le corresponde. He aquí algunas. (Para aquellos que dudan, sería bueno que las lean con detenimiento)

“ISRAEL será salvo en Jehová con salvación eterna; no os avergonzaréis ni os afrentaréis, por todos los siglos”
Isaías 45:17


Mi siervo eres, oh ISRAEL, porque en ti me gloriaré.
Isaías 49:3


Dice Jehová el Señor, el que reúne a los dispersos de ISRAEL: Aún juntaré sobre él a sus congregados.
Isaías 56:8

Porque he aquí que vienen días, dice Jehová, en que haré volver a los cautivos de mi pueblo ISRAEL y Judá, ha dicho Jehová, y los traeré a la tierra que di a sus padres, y la disfrutarán”
Jeremías 30:3


“Oíd palabra de Jehová, oh naciones, y hacedlo saber en las costas que están lejos, y decid: El que esparció a ISRAEL lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño.”
Jeremías 31:10


“Así ha dicho Jehová el Señor: Yo os recogeré de los pueblos, y os congregaré de las tierras en las cuales estáis esparcidos, y os daré la tierra de ISRAEL”
Ezequiel 11:17
                                       

“Y sabréis que yo soy Jehová, cuando os haya traído a la tierra de ISRAEL, la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a vuestros padres”
Ezequiel 20:42


“Así ha dicho Jehová el Señor: Cuando recoja a la casa de ISRAEL de los pueblos entre los cuales está esparcida, entonces me santificaré en ellos ante los ojos de las naciones, y habitarán en su tierra, la cual di a mi siervo Jacob”
Ezequiel 18:25


“Y sabrán que yo Jehová su Dios estoy con ellos, y ellos son mi pueblo, la casa de ISRAEL, dice Jehová el Señor”
Ezequiel 34:30


“Y haré multiplicar sobre vosotros hombres, a toda la casa de ISRAEL, toda ella; y las ciudades serán habitadas, y edificadas las ruinas”
Ezequiel 36:10


“Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de ISRAEL de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra”
Ezequiel 37:21


“Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a ISRAEL, estando mi santuario en medio de ellos para siempre”
Ezequiel 37:28


“Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo ISRAEL, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en ISRAEL”
Ezequiel 39:7

¿Lo merece Israel?
De ninguna manera. Todo se lo debe a la GRACIA y MISERICORDIA de Dios en donde su fidelidad ha sido constante a lo largo de su historia. No es por sus méritos, porque no los tienen. Su historia misma lo corrobora.

“Así ha dicho Jehová el Señor: NO LO HAGO POR VOSOTROS, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado”
Ezequiel 36:23


NO LO HAGO POR VOSOTROS, dice Jehová el Señor, sabedlo bien; avergonzaos y cubríos de confusión por vuestras iniquidades, casa de Israel”
Ezequiel 36:32


LA LECCION DE ISRAEL EN NUESTRA HISTORIA

Al igual que Israel nosotros hemos sido infieles a Dios a lo largo de nuestra historia personal. Hemos sido desobedientes a su voz y hemos enfrentado consecuencias diversas que nos han llevado a tocar fondo “en medio de las naciones”...    Al igual que Israel somos indignos de alcanzar el perdón y la restauración plena, a menos que reconozcamos nuestros pecados y nos convirtamos de nuestros caminos...   Al igual que Israel Dios ha prometido establecernos en la Patria eterna de la cual somos ciudadanos...

Dios ha prometido cumplir sus promesas fieles a sus elegidos, las cuales nadie ni ninguna fuerza demoníaca podrán boicotear. Promesas cuyo cumplimiento parecen ser imposibles o ilógicas pero que ya están escritas para ti.
Descansa en ese proceso de restauración que Dios está haciendo a tu favor, aunque muchas veces haya dolor o circunstancias ilógicas de por medio.
Dios cumplirá su propósito en ti, NO por que seas capaz o porque lo merezcas. Lo hará por su GRACIA incondicional hacia ti. Lee despacio el siguiente texto bíblico que te lo confirma.

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Efesios 2:8-10

-------------------------.

Twitter:

----------------------------

viernes, 20 de marzo de 2015

RECUERDA QUE DIOS ES TU PADRE.

Recuerda que Dios es tu Padre. El planificó todo con respecto a ti aun desde antes que nacieras, y si te ha dado vida es para que con ella lo reflejes en el lugar donde te plantó. Fue él, quien te eligió EN Cristo por su propia iniciativa. “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca” (Juan 15:16). ¡Gran privilegio otorgado por Gracia! Tú no vives para otra cosa, no vives para otro propósito ajeno al de Dios. Es necesario que vivas para tu Padre. Cualquier otro plan no tiene sentido. Al respecto nuestro Señor Jesucristo dice: “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. (Mateo 5:13-16). Tú vives por Dios y para Dios; por eso necesitas enfocarte en el propósito por el cual te trajo al mundo. Necesitas ponerte bajo sus órdenes incondicionales para  reflejar su parecido mediante una vida radicalmente justa  en donde vayas o te encuentres, aunque por eso recibas toda clase de críticas y enfrentes rechazos fuertes. “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo” (Mateo 5:10-11). Es necesario que vivas para el propósito para el cual Dios te creó. Caso contrario tu vida carecería de sentido y se echaría a perder.

Recuerda que Dios es tu padre. No tengas miedo vivir en sus propósitos. El vela todo el tiempo por todas tus necesidades espirituales, emocionales, físicas y materiales. Gozas todo el tiempo de su atención personalizada a lo largo del camino que recorres en el árido y peligroso camino de la vida; por lo tanto, no temas ante las estrategias que otras personas planeen en tu contra, pues siempre tendrás su protección oportuna. Mira el ejemplo del profeta Jeremías: “Porque oí la murmuración de muchos, temor de todas partes: Denunciad, denunciémosle. Todos mis amigos miraban si claudicaría. Quizá se engañará, decían, y prevaleceremos contra él, y tomaremos de él nuestra venganza. Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada” (Jeremías 20:10-11).  Gozas de la cobertura plena, total y constante de Dios, tu Padre. “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente” (Salmo 91:1). El Altísimo Dios, tu Padre, te defenderá en el cumplimiento de tu misión sobre la tierra.


RECUERDA QUE DIOS ES TU PADRE.
El cumplirá su propósito en ti.


“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.
Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es”
1 Juan 3:1-2




TWITTER.
@JAlfredoLievano