viernes, 21 de noviembre de 2014

ERES EL MEDIO QUE DIOS NECESITA PARA CUMPLIR SUS PROPOSITOS.

El tiempo que tienes en esta tierra está limitado por los años que Dios te ha concedido vivir sobre ella; por lo tanto es muy importante aprovecharlo al máximo en la misión que se te ha encomendado. Tienes además los recursos y tus capacidades; nada menos en estos días recientes lo has comprobado y has visto el increíble respaldo que has tenido por parte de Dios.

Todos los eventos que Dios ha permitido son parte del gran propósito que tiene para tu vida. No para que te envanezcas por tus logros, sino para que su mensaje se propague hasta el último rincón del mundo, inclusive.
Aunque parezca ínfimo lo que haces, para Dios es una acción estratégica al emplearte a ti para ello. Tienes por ejemplo a tu disposición “Facebook”,  “Twitter” y todo tipo de redes sociales para que por medio de ellas compartas su mensaje. Aparte de otros medios y oportunidades que ha puesto en tus manos.

Aun a pesar de sentirte con muchas limitaciones de todo tipo, Dios está haciendo muchas cosas ilimitadas. Eres el medio que Dios necesita para cumplir sus propósitos. Sí. Exactamente tú, así con esa cantidad enorme de limitaciones y defectos.
No lo puedes creer o aceptar, pero así es...
Dios llegó primero a buscarte y a “salvarte, pero también para “contratarte” como un efectivo medio de bendición para otras personas.

Lo que Dios ha dicho de ti, lo hará, pese a tu inexperiencia y deméritos. Lo hace por GRACIA y para mostrar en ti su poder.
Dios quiere cumplir el propósito por el que te trajo al mundo, y de hecho lo hará, así como lo hizo con Jeremías.  Mira la historia:

“Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.

Y yo dije: ¡Ah! ¡Ah!, ¡Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño.

Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová.

Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca.”
Jeremías 1:4-9


Desde antes que nacieras Dios ya había pensado en ti para emplearte como su portavoz sobre la tierra. Para que testificaras de su Gracia, de su Misericordia, de su Poder y de su Soberanía. No necesitas de un púlpito para hacerlo o tener un cargo ministerial, es donde él en su misericordia te ha colocado.
Estás donde Dios quiere que estés, para ese propósito te llevó allí. No para que te olvidaras de él y vivieras una vida sin sentido.

No tienes excusas para evadir su llamado, pues cuentas con la presencia del Espíritu Santo en tu interior, quien te capacita para ello así como lo ha prometido. Mira la promesa que hizo a sus seguidores:

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”
Hechos 1:8.

Se necesita valentía y perseverancia para enfrentarnos a un mundo que rotundamente le ha dicho “no” a Dios.
Se necesita valentía y perseverancia para enfrentarnos a muchos que dicen llamarse “cristianos” pero que han amoldado su estilo de vida a criterios que se oponen a lo que nuestro Señor Jesucristo enseñó.
Se necesita valentía y perseverancia para denunciar a aquellos “siervos de Dios” que usan su ministerio para enriquecer sus bolsillos, para ganar fama y vanagloria, en donde lo prioritario en ellos es la ganancia material antes que la espiritual. (Alarmante como se han invertido los valores)
Se necesita valentía y perseverancia para “decir lo que Dios dice” y no lo que “el mundo dice”...

 Estamos viviendo tiempos en los que el amor se ha enfriado y la maldad con sus tentáculos ha aprisionado al mundo. Son tiempos de mucha oscuridad en que la LUZ DE CRISTO quiere ser apagada por los ventarrones de las falsas doctrinas y estilos de vida inmorales y antiéticos...

Eres el medio que Dios necesita para cumplir sus propósitos en medio de la oscuridad.
Dios quiere que seas como un potente faro que alumbre y re-oriente los caminos de aquellos que incluso un día habían tomado el camino correcto.
Dios quiere que “con la biblia en la mano” demuestres con autoridad como deben ser las cosas y no como el mundo quiere que sean.

Eres el medio que Dios necesita para cumplir sus propósitos en medio de los tiempos previos al segundo regreso de Cristo.
Dios quiere que en medio de estas señales claras y evidentes que anuncian su pronto regreso, cumplas con la labor que te ha encomendado.  No es casualidad que vivas en esta época tan convulsionada. Es para ese propósito.
Sería una lástima que te echaras a perder, al no producir frutos. Sin embargo la oportunidad y el recordatorio de Dios sigue insistente y constante...


Eres el medio que Dios necesita para cumplir sus propósitos. Ponte ahora bajo sus órdenes así como lo hizo Isaías y el apóstol Pablo.


“Heme aquí, envíame a mí.”
Isaías 6:8

“Señor, ¿qué quieres que yo haga?”
Hechos 9:6


Ora así y Dios se encargará del resto.
De hecho sí que tomará en serio tu consagración.
Cree ahora que hará de ti un árbol que produzca muchos frutos aunque ahora veas en todo lo contrario.


Eres el medio que Dios necesita para cumplir sus propósitos. Para que seas influencia positiva con tus palabras y testimonio ante las demás personas.

No lo olvides ...


         
José Alfredo Liévano
Twitter.  @JAlfredoLievano  



--------------------------.

jueves, 20 de noviembre de 2014

¡ LAS TEMPESTADES NO TE DESVIARAN ! ...


“La paz que Dios ofrece no es la ausencia de problemas, sino más bien, la  presencia de Dios en nuestras vidas”

(Johnny Ramsey)

Has entendido que la lucha que enfrentas ahora no es fácil y que está más allá de tus fuerzas y capacidades naturales. Nada ni nadie sobre la tierra puede darte la tranquilidad que necesitas ahora. Esto ya sobrepasó todos los límites. No hay opción terrenal que pueda darte la paz que necesitas ahora.


NECESITAS ORAR.

Ante situaciones así, Dios por medio del apóstol Pablo te dice:

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.
Filipenses 4:6-7.

Llega un momento en que es imposible darle solución a los problemas. No hay recursos, no hay personas, no hay tiempo, no hay nada favorable. Solo esperar que lo peor te hunda para siempre.
Llega un momento en el que por más que te afanas y te esfuerzas las cosas se quedan igual o se ponen peor.

¿Qué te queda por hacer?
¡ORAR!

Orar con la plena certeza que Dios conoce tu problema, y que si lo ha permitido es para hacerte crecer en la fe, en la confianza y en el gozo que procede de él y no de las circunstancias. 

El apóstol Pedro recomienda lo siguiente:

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”
1 Pedro 5:7

Desahógate con Dios dile todo lo que hay en tu interior y de lo acontece a tu alrededor. Manifiéstale todas tus frustraciones, tus miedos, tus deseos, tus debilidades.
Dile todo. Háblale incluso de las consecuencias que generaste con tus decisiones equivocadas que te llevaron a ese estado deplorable.

Además...


NECESITAS REFLEXIONAR EN LA PALABRA DE DIOS.

Es necesario que reflexiones en la Palabra de Dios, que su contenido llegue al centro de tu corazón y eche raíces en él para que las convicciones de sus promesas te den la tranquilidad que necesitas justo en estos momentos.

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”
Hebreos 4:12


NECESITAS RECONOCER A DIOS EN MEDIO DE TUS ACONTECIMIENTOS.

Aunque no lo veas ni lo sientas, Dios ha prometido “caminar” junto a ti en donde quiera que vayas. Necesitas tener esa certeza y ver en cada acontecimiento su acción soberana y poderosa a tu favor.
Al igual que David expresa lo siguiente:

“A Jehová he puesto siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido.”
Salmo 16:8

Ten la certeza ahora que Dios va delante de ti a lo largo de todos tus acontecimientos y que nada hasta hoy ha sucedido por casualidad. Sus ángeles te han asistido en cada jornada recorrida, aun en medio de los valles de sombra y de muerte que has atravesado o estés atravesando en estos momentos.

------------------------------

LAS TEMPESTADES NO TE DESVIARAN.

Dios te llevará hacia donde ya lo determinó aunque las tempestades que te golpean pretendan desviarte de rumbo.
No te fijes en lo aparente.
No te centres en las circunstancias como determinantes para tu vida.
Mira más allá de lo que te acontece ahora.

Sigue adelante...
No desfallezcas...
No dudes...

DIOS ESTA EN MEDIO DE ESE LUGAR EN DONDE ESTAS AHORA…

¡Vaya!
No es casualidad que hayas recibido este mensaje precisamente ahora...


José Alfredo Liévano
Twitter.  @JAlfredoLievano  


viernes, 31 de octubre de 2014

SI VIVES, ES POR ALGO... ¡DESCUBRELO!

Dios nos ha encomendado a cada uno de nosotros una misión específica sobre la tierra.  La misión de iluminarla con su LUZ.

Nos dice nuestro Señor Jesucristo:

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.”
Mateo 5:14-16


¿Cómo reflejamos la luz de Cristo?

Por medio de un estilo de vida apegado a sus mandatos, por medio de las palabras de exhortación, edificación y consuelo que pronunciamos a los demás y por medio del servicio al prójimo en sus diversas áreas.
Nuestro servicio en la obra del Señor no es con el propósito de exaltarnos a nosotros mismos o buscar nuestros beneficios personales, sino todo lo contrario, es exaltar a Cristo y buscar el beneficio de los demás.

Nuestro Señor Jesucristo nos enfatiza nuestra responsabilidad de reflejar SU luz en medio un mundo que yace en tinieblas como consecuencia de la rebeldía deliberada y progresiva que hay en él.
No es verdad que “lo mejor esté por venir”, cuando la humanidad en su mayoría ha rechazado la Palabra de Dios. Es imposible que se generen consecuencias de bendición en un mundo que le ha dicho un NO rotundo a Dios.
Imposible que se generen consecuencias de bendición mientras los gobernantes de las naciones no reconozcan que deben de someterse al gobierno absoluto de nuestro Señor Jesucristo y que deben de amoldar sus leyes a la Palabra de Dios.

El mundo se encuentra a oscuras, y por eso es necesario hacer conciencia que la única forma como “la tierra será sanada” es arrepentirse de los pecados y reflejar frutos de arrepentimiento.
La exhortación y las condiciones que Dios pone están claras:

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”
2 Crónicas 7:14

Necesitamos hacer entender al mundo que la única forma en que se librará de los juicios que vienen, es volviéndose a Dios.  ¡No hay otra forma!
Creo que la Palabra de Dios es clara al respecto, pero la mayor parte de habitantes del planeta no quiere oír pese a las advertencias. Los corazones se han endurecido y tal parece que a Dios lo han sacado de sus vidas para exponerse a un juicio de severas condiciones.

Los cristianos estamos viviendo en medio de un contexto profetizado por nuestro Señor Jesucristo, en el cual la maldad habría de llegar a su máxima expresión.
Estamos viviendo en los tiempos previos a los juicios que se derramarán sobre el mundo.

Vean la insistencia de Dios:

“Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento.
Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo.”
Joel 2:12-13

Dios le está dando tiempo al mundo para que se arrepienta, y nuestro deber como cristianos es insistir por todos los medios al arrepentimiento.
El mundo no mejorará si no hay arrepentimiento por parte de sus habitantes. Es imposible que Dios respalde la maldad. ¡Entiéndase bien!

Es urgente que los cristianos tomemos conciencia de esto y nos pongamos bajo las órdenes incondicionales de Dios para iluminar el mundo. ¡Es urgente y necesario!
Dios nos ha llamado a buscar a las ovejas perdidas que habitan sobre la tierra. Oremos también para que ponga mucha compasión hacia ellas, sabiduría para saber proceder y valor para enfrentarnos a todo tipo de oposición.

SI VIVES, ES POR ALGO...


José Alfredo Liévano

Twitter.  @JAlfredoLievano   

miércoles, 29 de octubre de 2014

¿TIENES MIEDO?

He aquí seis consejos prácticos para enfrentar el miedo...


Recuerda que tu confianza en Dios debe prevalecer sobre toda circunstancia.
Pase lo que pase él tiene todo el control de lo que acontece...


Rechaza toda incredulidad.
Cree en las promesas de Dios.
Dios no miente.
¡Créele!


Recuerda todas las veces en las que has visto el poder y la soberanía de Dios manifestarse en las diferentes etapas de tu vida.
Tienes mucho que recordar al respecto...
Haz memoria y verás que no hay motivo para dudar, temer o desesperarse.
Así como lo hizo las veces pasadas, así lo hará otra vez.


Da los pasos de fe que Dios te pida dar aunque sientas que los vas a dar en el vacío.
Es así como te ejercitarás en la fe y a medida que avances el temor se irá diluyendo.


Persevera en cultivar tu vida espiritual.
La vida espiritual se cultiva mediante la oración y la reflexión bíblica. Es así como adquirirás convicción y fortaleza en medio de tus circunstancias.


Dile ahora mismo al Señor las siguientes palabras:

“En el día que temo, yo en ti confío.”
Salmo 56:4

No dejes de repetirlas a lo largo de este día.
Te sentirás mejor...



José Alfredo Liévano
Twitter.  @JAlfredoLievano  



martes, 28 de octubre de 2014

DESDE LO IMPOSIBLE, DIOS TODO LO HACE POSIBLE.

Mientras más difícil e imposible sea la situación que enfrentas ahora, es cuando tu confianza en la Palabra de Dios debe ser aún mucho más fuerte.
El nivel de confianza en Dios se fortalece en los momentos de imposibilidad o dificultad.
Si ahora estás en esos momentos, nada más reconfortante que decirle al Señor:

“En el día que temo, yo en ti confío.”
Salmo 56:4

Asimila y confía en la Palabra que Dios te ha dicho desde siempre...
Si él te lo ha dicho, se cumplirá al pie de la letra aunque choque con tu lógica o sea demasiado tarde.
La aparente tardanza de Dios tiene enormes propósitos de bendición y edificación espiritual para ti y para las personas que te rodean.  

Tu problema es que siempre has cuestionado los procedimientos de Dios y mientras más lo hagas, más confusión y angustia tendrás. No pretendas sacar conclusiones bajo tu lógica porque jamás encajarán.  
Hoy te dice Dios:

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.
Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.”
Isaías 55: 8-9

“¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.”
Isaías 40:28

Por medio de la situación imposible que enfrentas ahora, Dios te quiere mostrar su capacidad sobrenatural e ilógica.
Dios te mostrará de lo que es capaz con su poder sobrenatural.

A partir de lo imposible, Dios lo hace todo posible...
A partir de la tardanza, Dios llega a tiempo...
Créelo para que puedas ver su manifestación sobrenatural en tu situación.

“¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?”
Juan 11:40

Entiende y cree ahora que Dios gobierna el universo, y aún más allá de sus límites.
Ese mismo Dios es tu Padre, y te recuerda que necesitas confiar en su poder y fidelidad. Él tiene cuidado de ti.
Mira lo que te dice:

“Aun antes que hubiera día, yo era; y no hay quien de mi mano libre. Lo que hago yo, ¿quién lo estorbará?”
Isaías 43:13

Nadie en todo el universo es capaz de estorbar lo que Dios hará a tu favor.
Dios es el dueño y sustentador de todas las cosas. Es el Rey soberano de todo.
Dios está sobre toda decisión que tomen en tu contra.

“Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.”
Isaías 40:26

Ora hoy con la confianza que intervendrá de manera sobrenatural.
Echa tu carga sobre él con la plena certeza que siempre te oye.

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”
1 Pedro 5:7

La oración es la “llave” de lo imposible.
Ora  a Dios creyéndole, aunque literalmente todo se haya echado a perder.

Cuidado con la incredulidad después de haber visto y oído tanto.
Acuérdate de los milagros que en tu pasado viste y hasta testificaste.
No tienes excusa para volver a dudar...


José Alfredo Liévano
Twitter.  @JAlfredoLievano   

lunes, 27 de octubre de 2014

JESUCRISTO: EL UNICO FUNDAMENTO.

Tu vida necesita estar cimentada en el único fundamento autorizado por Dios: Jesucristo.

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.”
1 corintios 3:11


¿En qué consiste este fundamento?

Consiste en la obra de redención que nuestro Señor Jesucristo hizo en favor de toda la humanidad. El centro del mensaje bíblico es el evangelio.
Desde el Antiguo Testamento este mensaje se vino preanunciando de diferentes formas hasta que Cristo lo consumó con su único y perfecto sacrificio en la cruz.
Es cuando creemos y aceptamos el mensaje del Evangelio para nuestras vidas, cuando nos fundamentamos en Dios.

Cuando el apóstol Pablo le escribe a los corintios les dice:

“Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.”
1 Corintios 15:1-2

No existe otra doctrina o práctica que nos lleve al cielo. Es la doctrina que claramente se enseña en las cartas apostólicas del Nuevo Testamento. El apóstol Pablo insistía una y otra vez al decirlo. Veamos la exhortación que le dirigió a la iglesia de Galacia.

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.”
Gálatas 1:6-9


¿Cómo crecer a partir de este fundamento?

Es a partir de este fundamento que nuestra vida debe ser edificada. Necesitamos crecer a partir de él. Lógicamente que el crecimiento lo produce el Espíritu Santo, pero es necesario crear las condiciones adecuadas para que su acción sea efectiva en nosotros.

He aquí 5 actitudes que hemos de tener en cuenta a lo largo de nuestra vida cristiana para edificarnos a partir de este fundamento:


Vida de oración.

La vida de oración es básica para todo cristiano. Es la forma como nos fortalecemos en Dios para enfrentar las tentaciones y pruebas. Además para tomar decisiones de vital importancia y proceder conforme a ellas. Nuestro Señor Jesucristo nos dice:

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.”
Mateo 26:42


Reflexión bíblica.

Es importante reflexionar siempre en los principios doctrinales dados por nuestro Señor Jesucristo; así como también en los principios éticos y morales revelados en su Palabra. Al reflexionar en la Palabra de Dios estamos orientando nuestros pasos por la senda establecida por Dios. La Biblia es la única regla de fe y conducta bajo la cual hemos de regirnos. No existe otra “revelación” autorizada por Dios.

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.”
Salmo 119: 105


Obediencia.

Es necesario llevar a la práctica lo reflexionado en la Palabra para que nuestra fe produzca los frutos esperados. Una fe genuina en Cristo nos impulsará la obediencia espontánea. Necesitamos reflejar los frutos de nuestra fe por medio de la obediencia.

“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.”
Santiago 1:22


Reflejar con tu testimonio de obediencia lo que has reflexionado y creído.

Este punto está íntimamente relacionado con la actitud anterior. La obediencia espontanea a la Palabra de Dios te impulsa a iluminar el entorno que te rodea. Tu testimonio de vida llega incluso a ser una motivación a los demás a creer en Cristo.

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.”
Mateo 5:16


Enseñar a otros lo aprendido y reflexionado en la Palabra de Dios.

Se trata de hacer discípulos de Cristo, para que éstos a su vez continúen con la labor encomendada.
Para esta tarea NO es necesario disponer de un salón de clases, un pizarrón o el púlpito de una iglesia. Solo basta compartir con otros la única verdad que está revelada en la Biblia.
Mira la recomendación que el apóstol Pablo le hace a su discípulo Timoteo.

“Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la ENSEÑANZA.”
1 Timoteo 4:13.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones...   enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
Mateo 28:19-20


Vivimos en un mundo que abiertamente rechaza la UNICA VERDAD y acepta “verdades” creadas por hombres que a la vez se contradicen con la revelación bíblica. Un mundo que ha desechado a Cristo como la única Roca en la cual se debe edificar la vida.
Es nuestro deber fundamentarnos y edificarnos EN el Evangelio de Cristo para que desempeñemos con fidelidad la obra que nos ha sido encomendada.



José Alfredo Liévano
Twitter.  @JAlfredoLievano  



--------------------------.

viernes, 24 de octubre de 2014

NECESITAS ABRIR LOS OJOS.

A medida que reflexionas en el contenido de la Palabra de Dios, “los ojos de tu entendimiento” se alumbran. Comienzas a “ver” la realidad de una manera completamente diferente a como te habías acostumbrado y como consecuencia tu vida, en todas sus áreas da un giro radical.
Es como un “volver en sí” después de mucho tiempo de inconsciencia espiritual.
Aquí se cumple lo que dice el Salmo 19:

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.
Salmo 19: 7-8.

Lo que produce ese “volver en sí”, es la acción viva y eficaz de la Palabra de Dios que impacta tu mente dormida y alienada por los “espejismos” de los que el mundo actual se encuentra saturado.
Es una Palabra que penetra hasta las áreas más profundas de tus pensamientos, tus emociones y tu voluntad.
Es una Palabra que sacude tu conciencia hasta despertártela.
Al respecto la carta a los hebreos dice así:

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”
Hebreos 4:12.

Solo basta que te expongas a su contenido en un clima de oración, pidiéndole a Dios que su Espíritu sature e ilumine tu mente.
Será así que comprobarás lo que dice el Salmo 119:

La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.
Salmo 119:130

-------------------

Algunos efectos de la luz sobrenatural de la Palabra de Dios en tu interior son:

Eres consciente de la REALIDAD de Dios. No lo ves como una idea abstracta o un ser difuso. Lo ves como un ser eterno y soberano que te envuelve con su presencia en todo momento. Lo ves como tu Padre.

Eres consciente de tu identidad espiritual. Llegas a entender que Dios te creó a su imagen y semejanza para cumplir en ti propósitos eternos; y que para ello es necesario reconocer a Jesucristo como el único medio que te habilita el camino hacia el cielo.

Eres consciente de tu dependencia absoluta y constante de Dios. Llegas a comprender que todo cuanto eres o tienes se lo debes a él. “Tu” inteligencia, “tus” habilidades, “tu” salud, “tus” bienes terrenales, “tu” trabajo y todo aquello que consideras “tuyo”.

Eres consciente de tu misión en el  mundo. Llegas a comprender que “estás aquí” para iluminar la oscuridad que reina en tu entorno, y que el único propósito por el que vives es para desarrollar esa misión con todos los recursos y capacidades que Dios ha puesto en tus manos.

Eres consciente de tu destino eterno. Llegas a adquirir la plena certeza que después que dejes de existir sobre la tierra, tendrás una vida que no terminará jamás en unión con Cristo.

-----------------
Todo lo anterior son convicciones que van contra la lógica humana, por ello es necesario adquirirlas por medio de la exposición de la Palabra de Dios y la oración.

Termino esta reflexión con aquellas palabras que el apóstol Pablo escribió a la iglesia de Éfeso.

“Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero”

Efesios 1:17-21


José Alfredo Liévano
Twitter.  @JAlfredoLievano