martes, 3 de mayo de 2016

TODO BAJO CONTROL...


Todo lo relacionado contigo está ahora bajo el dominio absoluto de Dios. ¡Todo! Nada se escapa de su control, aun hasta las consecuencias que propiciaste en el pasado por no seguir sus indicaciones. Su presencia real y activa te satura, te envuelve, te dirige y obra siempre a tu favor; así que no te desesperes ante  ese inconveniente inesperado que se ha presentado en estos instantes. ¡Hay un propósito soberano de Dios!

Dios te enviará personas específicas para que te despejen el camino por donde debes transitar; todo esto no será por suerte. Todo te lo está preparando justamente ahora para tu beneficio y para las personas que te rodean.
Trae a tu memoria todas las ocasiones pasadas en las que comprobaste su intervención. Así lo hará otra vez a pesar de no merecerlo.

“Acordaos de las maravillas que ha hecho, de sus prodigios y los dichos de su boca”
Salmo 105:5

Que Dios abra tus ojos para que puedas “verlo” en medio de todos tus acontecimientos; ya no continúes dudando...

¡Dios tiene el control!







TWITTER.
@JAlfredoLievano





jueves, 28 de abril de 2016

TODO TE LO TIENE PREPARADO DIOS...


Es necesario que debas pasar por diversos lugares que no deseas y circunstancias ilógicas para que se cumpla al pie de la letra el plan que Dios tiene para ti. No siempre comprenderás por qué “tiene que ser así”.  Los diversos eventos que directa o indirectamente te suceden ahora, así como las diversas decisiones y acciones de otras personas, se van enfilando a esos propósitos. Todo lo concerniente a ti, obedece a un plan soberano y perfecto de Dios.

Acuérdate como a lo largo de tu vida todo ha coincidido en el momento oportuno. “Ni un segundo más...     ni un segundo menos”     “Ni un metro más...     ni un metro menos”.    Así sucederá mientras permanezcas en este exilio...

Mira a tu alrededor, todo te lo tiene preparado Dios aunque la lógica te lo niegue; a ti lo que te corresponde es creer, obedecer y esperar.

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve...     Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba”
Hebreos 11:1, 8







TWITTER.

@JAlfredoLievano 

AL TENER UN ENCUENTRO PERSONAL CON DIOS...


Al tener un encuentro personal con Dios por medio de Jesucristo obtienes los siguientes resultados:

Ø Convicción sobrenatural de su realidad eterna.

Ø Convicción sobrenatural de su Palabra revelada en la Biblia.

Ø Capacidad para discernir el contenido de la Palabra de Dios. “Ves” a Cristo con los ojos de la fe anunciado y revelado en las páginas de la Biblia. “Oyes” sus palabras con claridad.  Tus “ojos” y tus “oídos” te son abiertos.

Ø Experimentas su gracia, misericordia y su poder transformador en las diversas áreas de tu vida.

Ø Lo “ves” obrar soberanamente en medio de todos tus acontecimientos con la plena certeza que tanto los eventos “casuales” como las decisiones y acciones humanas sobre ti, van dirigidos hacia sus propósitos eternos.

Ø Miras el “cielo abierto” en la tierra aun en medio de las dificultades y peligros que se ciernen sobre ella.

Ø Comprendes que la vida eterna, no comienza desde el momento que dejas este mundo, sino cuando lo comienzas a “conocer”.

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.”
Juan 17:3



En otras palabras, llegas a “conocer” a Dios; entendiendo dicho conocimiento, no como algo intelectual, sino como una experiencia sobrenatural que se opera por medio del Espíritu Santo sobre tu razón. Se trata de un conocimiento que va más allá de los libros de ciencia o filosofía, un conocimiento que va más allá de un culto religioso, un conocimiento que va más allá de los sabios y entendidos.

“Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.”
Lucas 10:21



¿Cómo tener un encuentro personal con Dios por medio de Jesucristo?

Ø Reconoce que Dios se hizo hombre por medio de Jesucristo para constituirte en su hijo (a), para salvarte y darte la vida eterna.

Ø Aléjate de todo estorbo que obstaculice tu visión y la percepción de la voz de Dios.

Ø Búscale constantemente en oración y en la reflexión bíblica.

Ø Exprésale tu deseo de tener ese encuentro personal con él.

...     y entonces podrás expresar con espontaneidad y certeza las siguientes palabras...

“Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. Oye, te ruego, y hablaré; te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven”
Job 42:2-5






TWITTER.

@JAlfredoLievano 

miércoles, 27 de abril de 2016

PREPÁRATE PARA LA CRISIS QUE VENDRÁ...


Dios ha prometido estar contigo “en la peor de las crisis”; se trata de su presencia activa y permanente a tu favor. Presencia manifestada en su poder sobrenatural y  soberano en medio de cada circunstancia imposible. Presencia que lo conduce todo “para tu bien” aunque lo veas todo al revés. Presencia que te transforma de acuerdo al carácter de Cristo.
La situación en el entorno que te rodea se irá agravando cada vez más como consecuencia de la maldad que se ha propagado por todo el mundo, pero Dios ha prometido preservarte y defenderte en medio de ella.

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”
Apocalipsis 3:10-11

“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”
Isaías 43:2



La crisis que viene no te hundirá, ni te echará a perder. Todo es parte del proceso formativo que Dios está operando en tu vida. ¡Es parte del proceso! ¡No tengas miedo!  El control soberano de Dios estará presente sobre todas las cosas que sucedan. Todo lo que Dios está permitiendo ahora y permitirá más adelante es para que sus propósitos eternos se cumplan en ti al pie de la letra. Que las siguientes palabras que Dios te da ahora no dejen de resonar en tu interior:

“No tengas miedo porque yo estoy contigo”
Isaías 43:5



Dios dará órdenes específicas a tu favor aunque las puertas por las que tienes que pasar se encuentren con doble cerrojo. Dios procederá a tu favor aunque todo lo tengas en contra. En ese caso imposible y difícil, solo Dios podrá hacerlo...     ¡Sólo él!     ¡Nada se lo impedirá!     ¡Dios te abrirá caminos por donde no los hay!

“Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve.”
Isaías 43:11

“Aun antes que hubiera día, yo era; y no hay quien de mi mano libre. Lo que hago yo, ¿quién lo estorbará?”
Isaías 43:13.

“Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas...     He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad”
Isaías 43:16,19



Es necesario que recuerdes estas palabras cuando la crisis se haga presente; pero también es necesario que te fortalezcas espiritualmente por medio de la oración. Nuestro Señor Jesucristo nos da el consejo y su ejemplo.

“Vinieron, pues, a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que yo oro. Y tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse. Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad. Yéndose un poco adelante, se postró en tierra, y oró que si fuese posible, pasase de él aquella hora. Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú. Vino luego y los halló durmiendo; y dijo a Pedro: Simón, ¿duermes? ¿No has podido velar una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Otra vez fue y oró, diciendo las mismas palabras. Al volver, otra vez los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño; y no sabían qué responderle. Vino la tercera vez, y les dijo: Dormid ya, y descansad. Basta, la hora ha venido; he aquí, el Hijo del Hombre es entregado en manos de los pecadores.”
Marcos 14:32-41



Es necesario permanecer preparados ante la crisis que vendrá...

Ø Preparados para creer contra todo pronóstico...

Ø Preparados para dar pasos de fe en medio del terreno de la imposibilidad...

Ø Preparados para mantenernos fieles al Señor en una vida de servicio al prójimo...

Ø Preparados para “dar la cara” por Dios aunque todos se nos vengan en contra...

Ø Preparados para descansar en medio de la tempestad.


“Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.”
Lucas 21:34-36







TWITTER.
@JAlfredoLievano


martes, 26 de abril de 2016

RECUERDA Y GUARDA ESTAS PALABRAS...


Si de algo debes tener la plena certeza, es que tu existencia no es producto del azar. Tu existencia tiene propósito, pues fue Dios quien la diseñó desde toda la eternidad. Dios te diseñó y te creó para que tuvieras VIDA por medio de Jesucristo.  Esa es la razón...     ¡Dios se hizo hombre en Jesucristo por ti!

“Yo he venido para que tengan VIDA y
para que la tengan en abundancia”
Juan 10:10



No tengas miedo de seguir las indicaciones de Dios reveladas en su Palabra, de seguir sus pasos y avanzar por las sendas que te muestre a lo largo de tu peregrinar sobre la tierra. Él irá siempre delante de ti. ¡Es tu pastor!...

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen”
Juan 10:27

Oír a Cristo, es oír a Dios...
Creerle a Cristo, es creerle a Dios...
Obedecer a Cristo, es obedecer a Dios...
Servir a Cristo, es servir a Dios...
Esperar en las promesas de Cristo, es esperar en las promesas de Dios...
Lo que Cristo ha dicho, lo ha dicho Dios.

¡Jesucristo es Dios!

“Yo y el Padre uno somos.”
Juan 10:30



Dios te preservará para sus propósitos eternos. Así lo ha prometido para sus escogidos...

“Y no perecerán jamás,
ni nadie me las arrebatará de mi mano”
Juan 10:28



Es cierto... ahora te encuentras en medio de situaciones adversas. La duda, el temor y la tristeza son como mantos que pretenden envolverte en todo momento; sin embargo no olvides que Dios conoce tu futuro y por eso te recuerda ahora sus palabras de manera anticipada.

“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo... y Formador tuyo...     No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”
Isaías 43:1-2



Este día recuerda y atesora lo siguiente:

Ø Tu existencia NO es producto del azar. ¡Tiene propósitos eternos!

Ø Dios se hizo hombre en Jesucristo, para que por medio de él tengas VIDA eterna.

Ø Jesucristo es Dios, tu Pastor eterno; justamente ahora va delante de ti abriéndote caminos.

Ø Dios te preservará para sus propósitos eternos por medio de Jesucristo.    ¡Pase lo que pase!

Ø Dios conoce tu futuro, por eso siempre te dará la Palabra justa que necesites para el momento que vives.

Ø Atesora las Palabras de Cristo y no dudes más. Atesorarlas y creerlas es comenzar a vivir. Es comenzar a sentirle sentido a tu existencia...

“Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”
Juan 6:68-69







TWITTER.
@JAlfredoLievano


viernes, 22 de abril de 2016

FUNDAMENTA TU ESPERANZA EN DIOS.


Deja de poner tu esperanza en las cosas creadas, las cuales son inciertas y aparentes.
Cree y espera EN Dios.

Y ahora, Señor, ¿qué esperaré?
Mi esperanza está en ti.
Salmo 39:7



Tu esperanza necesita estar cimentada en el Dios creador de los cielos y la tierra. De él procede todo cuanto necesitas ahora...

Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.
Salmo 121: 1-2



Dios es la fuente de tu provisión. Al convencerte de esta verdad te liberas de toda congoja ocasionada por las circunstancias.
Te liberas del lazo de la incredulidad...     Del lazo del miedo...     Del lazo de la tristeza...     Del lazo de la desesperación...

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza”
Salmo 46:1-3




TWITTER.

@JAlfredoLievano 

ESPERA EN DIOS... NADA TE FALTARA...


Ten la certeza y el gozo que Dios intervendrá aunque toda esperanza se haya desvanecido por completo. ¡Alégrate! Aunque humanamente hablando no haya nada más que esperar.

¡Dios intervendrá!
Cree...     Espera...     Gózate...



Dios es real, no es una ilusión creada por la imaginación. Es el diseñador y creador eterno del universo; él, con solo dar una orden, todo lo sacó desde la nada. Por lo tanto, descansa en su poder sobrenatural y en su soberanía en medio de todos tus acontecimientos.

Sigue esperando en Dios...
Espera aunque toda posibilidad se haya agotado.



Aunque sientas que todo “se te viene encima”, cree en lo prometido, sigue esperando; Dios no te hará quedar mal, ni te dejará a la deriva.  Aunque ahora te veas solo (a) en el camino, sin una señal de ayuda, repentinamente esa provisión urgente llegará.

Dios es la fuente segura y oportuna de toda bendición.
Espera en su acción directa sobre ti.



Renuncia hoy a la incredulidad, al miedo, a la tristeza y a la desesperación ocasionada por la situación adversa que ahora enfrentas.

ESPERA EN DIOS...     NADA TE FALTARA...

“El Señor es mi pastor, nada me faltará”
Salmo 23:1







TWITTER.

@JAlfredoLievano