jueves, 18 de septiembre de 2014

DESPUES DE TANTOS FRACASOS Y FRUSTRACIONES... (Reflexión)

Después de tantos fracasos y frustraciones, llega un momento cuando nos percatamos que nada ni nadie nos puede dar una respuesta o solución a los problemas. Mientras más tratamos de solucionarlos en nuestras fuerzas o estrategias, mas no hundimos.  Comprendemos que aquellas personas a quienes idolatramos y depositamos nuestra confianza nos fallaron, comprobamos que todos los recursos con los que contábamos se echaron a perder por completo y las fortalezas en las que nos amparábamos sucumbieron totalmente.
Llegamos entonces a la conclusión que la respuesta o la solución NO se encuentra en este mundo, sino cuando nos fundamentamos en la única ROCA sólida que es nuestro Señor Jesucristo.
Comprendemos aquellos textos bíblicos que dicen siguiente:

“Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre. Mejor es confiar en Jehová que confiar en príncipes”.

Salmo 118:8-9


“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”.

1 Corintios 3:11.


Al fundamentar tu vida en la doctrina y en los sabios consejos de Cristo, no habrá viento contrario que te derribe, aun a pesar de la inestabilidad y debilidad que como a seres humanos nos caracteriza.

Al fundamentar tu vida en la doctrina y en los sabios consejos de Cristo,  tendrás acceso a las oportunidades que él te brinde en tu peregrinar sobre la tierra, así como su protección y provisión.

Al fundamentar tu vida en la doctrina y en los sabios consejos de Cristo, todo será reorientado milagrosamente en el cauce de sus propósitos, aunque por ello tengas que pasar por circunstancias incomprensibles y dolorosas.

Al fundamentar tu vida en la doctrina y en los sabios consejos de Cristo,  al final de tu peregrinar sobre la tierra alcanzaras la Vida Eterna en el Glorioso Reino de Dios.

(Para comprender un poco más, te recomiendo que leas la reflexión publicada en el blog el día miércoles 17 de septiembre 2014. )


José Alfredo Liévano

Twitter.  @JAlfredoLievano   

miércoles, 17 de septiembre de 2014

VIVIR PARA LO QUE DIOS NOS CREO. (Reflexión)

Necesitamos vivir de acuerdo al propósito eterno por el cual Dios nos creó. No existe otra razón por la que existimos. ¡Vivir para sus propósitos!
Cuando te empeñas en sustituir ese diseño divino por el tuyo, entonces todo se derrumba. Puedes pasar años enteros “edificando una torre”, pero si no está fundamentada en Dios, en un tan solo momento TODO puede derrumbarse.

Dios te diseñó para sus propósitos; por eso, cuando vives en una consagración total su voluntad, entonces en el transcurso y al final de tu vida todo resulta tal y como lo planificó para ti.
¡Todo te resulta de acuerdo sus planes!
Todos tus acontecimientos se van encauzando y reorientando hacia ese propósito. Comienzas a ver como como su gracia, misericordia, poder y soberanía se van evidenciando a cada paso que das.

No temas ni dudes vivir en los propósitos de Dios, aunque por ello tenga que quitar de ti todos los estorbos que lo impidan por medio de procedimientos incomprensibles.
No ha sido casualidad que por medio de diversas maneras Dios te lo haya estado recordando en su Palabra e incluso por acontecimientos.

Muchas personas alrededor del mundo se encuentran ahora en el fondo de la fosa que ellos mismos cavaron o en los escombros de la torre que edificaron, pero Dios en su GRACIA y MISERICORDIA puede sacarlos desde donde están.

Pasos para permanecer en los propósitos de Dios:

Reconocer a Jesucristo como Dios y Señor.

Reconocer a Jesucristo como el único medio de Salvación y vida eterna.

Reconocer que hemos vivido en contra de los lineamientos de la Palabra de Dios y arrepentirnos por ello.

Renunciar a nuestros proyectos humanos y someternos incondicionalmente a los proyectos divinos.

Vivir en obediencia incondicional a la Palabra de Dios.

No retroceder para no enfrentar consecuencias peores de las que salimos.


Si tenemos en cuenta los pasos anteriores, entonces podremos decir con certeza:

“Jehová cumplirá su PROPÓSITO en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos”.
Salmo 138:8


José Alfredo Liévano

Twitter.  @JAlfredoLievano   

viernes, 12 de septiembre de 2014

NO SOMOS DIGNOS...



Al hacer un minucioso examen de nuestra vida, nos damos cuenta que no le hemos respondido a Dios como en realidad deberíamos hacerlo. Parecemos árboles enfermos que producimos malos e inservibles frutos todo el tiempo.


La verdad es que no somos dignos delante de Dios...

No somos dignos de recibir las grandes bendiciones que continuamente recibimos de su mano providente...
Entendemos entonces que todo cuanto somos y tenemos es por GRACIA y MISERICORDIA...
No hay día que no palpemos a cada instante sus grandes bendiciones...
No hay día en el que no veamos el PODER y la SOBERANIA divina abriéndonos puertas para que sigamos sin dificultad la senda que tenemos por delante...
Todo lo recibido es aún mucho más de lo merecido...

Definitivamente que nuestros argumentos y hechos son inválidos para justificarnos delante de Dios, porque quien realmente nos justifica es el sacrificio de Jesucristo en la cruz.


¿Qué hacer entonces?...

 Abandonémonos bajo la GRACIA y la MISERICORDIA de Dios; al hacerlo su PODER comienza a transformar todas las áreas de nuestra vida y su SOBERANIA ordena nuestros caminos...

Lo anterior implica mucha oración y reflexión bíblica...
Necesitamos fortalecernos y alimentarnos de Dios para que su poder transformador haga de nosotros árboles fructíferos que reflejemos un coherente estilo de vida en el mundo...



No somos dignos...
Pero la elección de Dios sobre nosotros permanece...


“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo...  y Formador tuyo...
No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.
Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán.
Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.”
Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.
Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará”.

Isaías 43:1-2, 7, 21




José Alfredo Liévano
Twitter.  @JAlfredoLievano    

jueves, 11 de septiembre de 2014

ANTE ESTA CRISIS, EXTIENDE TU MANO.


“Extender la mano” simboliza la necesidad extrema en la que nada queda por hacer, en donde los recursos humanos ya no cuentan para nada, en donde ya es demasiado tarde para restaurar lo que ya no sirve...

Extender la mano hacia Dios es reconocer que solo él puede suplir la necesidad extrema, imposible y difícil en la que te encuentras ahora...

Hoy ante esta crisis que tanto te agobia, clama en oración y extiende tu mano al Dios de lo imposible.  Lo más seguro es que algo hará...

“Entonces Jesús dijo a aquel hombre:
Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra”.
Mateo 12:13.


José Alfredo Liévano

Twitter: @JAlfredoLievano 

viernes, 29 de agosto de 2014

¿QUE HACER ANTE LAS MALAS CONSECUENCIAS QUE PROPICIASTE?


Reconocer que la culpa fue tuya. Que por haber desatendido la voz de Dios, ahora estás enfrentando las consecuencias. Tú sabías perfectamente que lo que estabas haciendo no era correcto, pero sin embargo desobedeciste...

Abandonarte bajo la misericordia infinita e incondicional de Dios. No busques justificarte delante de él. Reconoce realmente que tuviste toda la culpa de lo que ahora estás enfrentando.

Abandonarte bajo el poder sobrenatural de Dios, para que aquellas situaciones imposibles y difíciles sean resueltas y encauzadas para bien. No cuestiones como procederá, solamente cree que él hará más allá de lo que puedas imaginar.

Ser dócil a las indicaciones específicas que Dios te indique en oración y en la reflexión de su Palabra. Da los pasos de fe que te pida dar aunque choquen con tu lógica o conveniencias personales.

---------------------.

Ante las diferentes situaciones asfixiantes y extremadamente imposibles de resolver que tú propiciaste, quiero recordarte hoy, que Dios te tiene preparada la solución en el tiempo y el lugar específico.
Ya todo está perfectamente y cuidadosamente previsto por él. No hay ningún detalle que no se le escape por alto, aunque tú sientas que estás a la deriva total.
Todo se dará en una sincronía perfecta.

La soberanía de Dios te envolverá, y aun en los acontecimientos más insignificantes y casuales, verás cómo su intervención misericordiosa y sobrenatural se derramará abundantemente sobre ti.
Nada acontecerá por suerte... lo comprobarás tú, y todas la personas que te rodean...

“Porque tu tierra devastada, arruinada y desierta, ahora será estrecha por la multitud de los moradores, y tus destruidores serán apartados lejos”.
Isaías 49: 19

¿Cuál es la “tierra” que tu devastaste con tu desobediencia deliberada? ¿Qué es lo que ahora definitivamente ya no tiene solución?

Para Dios si la hay...

José Alfredo Liévano
Twitter: @JAlfredoLievano 

jueves, 21 de agosto de 2014

¡TODO EN CONTRA! ¡NADA A TU FAVOR!



Hay situaciones aparentemente contradictorias  en las que somos “heridos” por la mano de Dios. Situaciones en las que nos sentimos acosados constantemente por crisis terribles y sin sentido; situaciones en las que el cansancio espiritual, emocional y físico nos dejan tirados y sin fuerzas para continuar; sin nadie en el mundo que nos levante...

¡Todo sale en contra!
¡Nada a tu favor!
¡Todo fuera de control!

Sin embargo, aunque te cueste entenderlo, todo esto ya estaba “previsto” por Dios. Él ya sabía que todo esto iba a pasar, y que incluso se iba a valer de las consecuencias de tu desobediencia deliberada o de tus decisiones equivocadas para reorientar tu vida y  perfeccionarte. Es necesario que sus propósitos eternos y NO PASAJEROS, se cumplan en tu vida...
Su buena obra en ti, la llevará a la perfección total y absoluta, pero antes te es necesario pasar por áridos desiertos...
Al igual que el apóstol Pablo puedes decir:

“Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”
Filipenses 1:6


Vives ahora en medio de un proceso temporal que va dirigido hacia una obra perfecta, AUNQUE NO ENTIENDAS NADA. Aunque todo sea incomprensible y doloroso en su máxima expresión.
Es necesario que te confrontes con tus propias y múltiples incapacidades, pero al final todo será para tu beneficio.
El apóstol Pablo escribió:

“Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.
Romanos 8:28

No olvides que aunque ahora no veas ni sientas a Dios, su presencia viva, real y activa va delante de ti preparándolo todo para bien. Guíate bajo sus indicaciones aunque parezcan ilógicas o dolorosas.
Hoy, precisamente en esta fecha, Dios te dice a ti y a las personas que “navegan” contigo:

”Tened ánimo; yo soy, no temáis”
Marcos 6:50

Es necesario que en medio de esta crisis, no pierdas la noción del propósito por el cual estás en la tierra.
Dios te respaldará en todo cuanto hagas para él. Te protegerá, te guiará y te proveerá.

“En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”
Juan 6:33


Todo esto es parte del proceso...

Acuérdate que Dios te lo advirtió por diversos medios antes que sucediera todo esto que vives hoy, para que NO te tomara por sorpresa. Te lo advirtió con anticipación para que te prepararas orando y reflexionando en su Palabra…



José Alfredo Liévano
Twitter: @JAlfredoLievano 

miércoles, 30 de julio de 2014

¿CÓMO COMBATIR LA SEQUÍA ESPIRITUAL?

La sequía espiritual se combate cuando tomamos la determinación de saturarnos del AGUA VIVA y REVITALIZADORA de la Palabra de Dios. Su acción sobrenatural llega hasta los rincones más profundos de nuestro ser.

“Porque la Palabra de Dios es VIVA y EFICAZ, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.
Hebreos 4:12.


-----------------------------------.
Cuando reflexionamos en la Palabra de Dios, su acción produce en nosotros lo siguiente:
------------------------------------.

CONVICCIÓN SOBRENATURAL  en todo su contenido.  

SABIDURÍA para proceder en medio de toda circunstancia.

COMPASIÓN ante las diversas necesidades de los demás.

VALOR para enfrentar todo tipo de oposición que se nos presente por mantenernos fieles a sus lineamientos.

---------------------------------------------.

La acción de la Palabra de Dios llega hasta la raíz más seca y profunda de nuestro ser.
Es entonces cuando llegamos a comprender que Dios mismo es quien toma la iniciativa para comunicarse con nosotros al darnos palabras que necesitamos para el momento oportuno. (Soy testigo de ello)
Llegamos a sentir la necesidad de no dejarlo “hablar solo”, sino de hablarle nosotros también por medio de la adoración, la alabanza y la oración espontánea.

La reflexión bíblica y la oración dejan de constituirse en una obligación, sino en una necesidad espontánea de mantener ese diálogo con nuestro Padre y Creador de una forma personalizada.

-----------------------------------.

----------------------------