miércoles, 18 de enero de 2017

AUN EN LOS MOMENTOS OSCUROS Y CONFUSOS...


Dios no te olvida, jamás lo hará; Él mismo te lo promete ahora: “Yo nunca me olvidaré de ti” Isaías 49:15. Su atención sobre todos tus acontecimientos se mantiene activa.  Estás bajo su cobertura total; recuerda lo que dice el Salmo 91 al respecto: “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente” Salmo 91:1.  No temas, ni te angusties; tu caso particular es conocido perfectamente por él, todo se mantiene bajo su control absoluto. En todo momento “verás” su poder, su soberanía y fidelidad.

Dios ha prometido defenderte de todo lo que te acosa y daña, alejándolo para siempre de ti, ¡Jamás te dará alcance! “Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará” Salmo 91:3-7. Tu vida y la de tus descendientes están garantizadas. No temas... ¡Nadie se echará a perder!

Todos comprenderán al final que Dios siempre estuvo de tu parte (siempre lo está), aun en los momentos más oscuros y confusos de tu vida. “Y conocerá todo hombre que yo el Dios Eterno soy Salvador tuyo y Redentor tuyo” Isaías 49:26.




--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS


Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------

RESPUESTA DE DIOS A TU ORACION.



Atesora estas palabras...
¡Son respuesta de Dios!

Son palabras que él te da como respuesta inmediata a la oración que le hiciste. Lee con atención lo siguiente y aplícalo a tu vida; entenderás que sí te oye y que está dispuesto para socorrerte a tiempo...



Esto te responde el Señor...

“Yo nunca me olvidaré de ti”
Isaías 49:15

“Tus destruidores serán apartados lejos”
Isaías 49:19

“Y conocerás que yo soy el Dios Eterno,
que no se avergonzarán los que esperan en mí”
Isaías 49:23

“Tu caso yo lo defenderé”
Isaías 49:25

“Yo salvaré a tus hijos”
Isaías 49:25

“Conocerán todos que yo, el Eterno, soy tu Salvador y Redentor”
Isaías 49:26



Que la palabra recibida hoy...

Produzca convicción a pesar de chocar con tu lógica.

Te permita ver más allá de toda perspectiva humana.

Te mantenga firme en medio de los vientos contrarios que ahora te sacuden con fuerza.

Te inunde de gozo y agradecimiento.

Te impulse a testificar de su veracidad y eficacia.



No olvides lo que Dios te respondió hoy.

“Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”

Proverbios 4:20-23




--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS


Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------

martes, 17 de enero de 2017

¡NO SOPORTAS MAS!... ¿QUE DEBES HACER?


¡No soportas más!

Has entrado a un altísimo grado de miedo, abatimiento, angustia, incertidumbre, tristeza y depresión. No lo puedes evitar; exclamas al igual que el salmista: “Abatida hasta el polvo está mi alma...” Salmo 119:25.  Ya topaste fondo; las numerosas circunstancias que te rodean y te acosan te mantienen con las manos amarradas y los pies paralizados.  Despiertas cada mañana, y lo primero que se te viene a la mente son “esos problemas” que en lugar de solucionarse se complican, te amenazan y te hunden cada vez más. ¡Es un hecho!...     ¡Ahí están!     ¿Qué debes hacer entonces?



Enfócate en la Palabra de Dios.

En situaciones así, en el que el consuelo humano no significa nada y más desespera, es necesario que te enfoques en la reflexión bíblica y no en los problemas circundantes. Dios siempre te dará el recordatorio oportuno que necesitas escuchar, creer, apropiarte y obedecer.

Por ejemplo, precisamente ahora necesitas recordar que Dios no deja de velar por ti aunque experimentes lo contrario. Necesitas recordar, creer y confesar lo siguiente: “El Dios Eterno es mi pastor; nada me faltará...     Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo” Salmo 23:1,4. Dios jamás te olvidará, aunque sientas que nadie se acuerda de tu situación presente, aunque te sientas a la deriva. ¿Cuántas veces habrás exclamado?... “Me dejó Dios, y el Señor se olvidó de mí” Isaías 49:14; pero él te responde ahora... “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida...  Isaías 49: 14-15. Precisamente ahora Dios te lo está diciendo de manera personalizada y directa...     ¡No creo que sea casualidad! ¡Dios siempre te hablará! ¡Siempre te dará la palabra que necesitas!



Hoy y todos los días...
Enfócate en la Palabra de Dios.

Necesitas alejarte de todo ruido para asimilarla y orar...

Necesitas convicciones firmes en su contenido y promesas...

Necesitas creerla en medio de toda influencia de incredulidad...

Necesitas obedecerla aunque nadie la ponga en práctica...

Necesitas descansar en sus promesas aunque nada parezca solucionarse...

Necesitas que cada consejo quede arraigado para siempre en tu interior...


“Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la ley y el consejo, y serán vida a tu alma, y gracia a tu cuello. Entonces andarás por tu camino confiadamente, y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato. No tendrás temor de pavor repentino, ni de la ruina de los impíos cuando viniere, porque el Dios Eterno será tu confianza, y él preservará tu pie de quedar preso”

Proverbios 3:21-26





--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS

Blog:

Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------

lunes, 16 de enero de 2017

EL UNICO... ¡NADIE MAS!


El único que conoce tu caso es Dios...     ¡Nadie más!

El único que tiene tus circunstancias bajo su control absoluto es Dios...     ¡Nadie más!

El único capaz de sacarte de esa situación imposible y angustiante es Dios...     ¡Nadie más!

El único que no necesita de nadie, ni de ningún recurso para ayudarte es Dios...     ¡Nadie más!

El único capaz de hacer cambios repentinos y radicales en tu vida es Dios...     ¡Nadie más!

El único que hará grandes maravillas a tu favor es Dios...     ¡Nadie más!

“Bendito el Dios Eterno...
El único que hace grandes maravillas”
Salmo 72:18



Todo lo hará perfecto...
¡Sin margen de error!

No cuestiones las acciones y procesos del Dios Eterno, creador de los cielos y la tierra; su cuidado poderoso y soberano intervendrá a tu favor.

Lo que Dios se propuso hacer contigo lo culminará con éxito; separará de ti todo lo que interfiera con sus propósitos eternos.

¡Estés donde estés!
¡Estés como estés!
¡Descansa en él!

“Alzaré mis ojos a los montes;
¿De dónde vendrá mi socorro?
Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra”

Salmo 121:1-2




--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS


Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------

domingo, 15 de enero de 2017

JUSTIFICADOS POR DIOS.


Al respecto, John MacArthur escribe: “La justificación es un regalo gratuito y generoso que Dios otorga al pecador arrepentido que cree, sin conexión alguna con méritos propios u obras del ser humano...   Los injustos son declarados justos; los indignos son declarados dignos”.


¿En qué momento somos justificados por Dios? Cuando creemos en el acto redentor de Jesucristo en la cruz aplicado a nuestro favor...     Cuando creemos que él tomó nuestro lugar para hacerse cargo de los delitos y pecados cometidos...     Cuando creemos que él derramó su sangre para declararnos inocentes delante de Dios...     Cuando creemos que la salvación no es por nuestros méritos personales...
Veamos tres de los muchos textos bíblicos que lo corroboran:

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados”
Romanos 3:23-25

“Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia...”
1 Pedro 2:24

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)...     Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”
Efesios 2:1-5; 8-9



La justificación garantiza tu salvación eterna.

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”
Efesios 1:13-14

Al creer, Dios te sella con su Espíritu para hacerte de su propiedad exclusiva e iniciar en ti un proceso de transformación en tus pensamientos, emociones y deseos; para que de manera libre y espontánea vivas de acuerdo a su voluntad. Por lo tanto, al creer, tienes la plena certeza de que la obra de Dios comenzada en ti será finalizada con éxito. “Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” Filipenses 1:6. Ahora estás en este proceso, aunque no comprendas o aceptes muchas cosas que suceden en él. ¡Todo es parte de un proceso divino!



Dios no permitirá que te eches a perder.
Confía y descansa en sus procesos.

“No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón”
Hebreos 10:35
.



-----------.
PENSEMOS EN DIOS


Facebook:

Twitter
@JAlfredoLievano

-----------------------------------

sábado, 14 de enero de 2017

ETERNIDAD.


Para hablar de ETERNIDAD es necesario hablar de Dios. No hay eternidad sin Dios, ni Dios sin eternidad; se trata de una realidad espiritual eterna que no depende de las leyes del tiempo, del espacio ni de la materia. ¡Es antes de todo! “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios” Salmo 90:2. Dios es eterno, es anterior a toda realidad física, de la cual es su causa creadora. “Desde el principio tú fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán” Salmo 102:25-27. La dimensión espacio-temporal es sólo un “milimétrico paréntesis” dentro de su eternidad inmutable.

John MacArthur escribe: “La naturaleza de Dios no tiene principio ni fin, está exenta de toda sucesión de tiempo y contiene en sí misma la causa del tiempo”. En Dios no hay tiempo; él es un eterno presente que existe en sí mismo, no necesita de una causa primera que lo origine. Él siempre es...  “Yo soy el que soy” Éxodo 3:14.



Eres diseño eterno de Dios.

En el plano de la eternidad, Dios te escogió desde antes de la creación del mundo para darte la VIDA ETERNA por medio de Jesucristo. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad” Efesios 1:3-5. No hay otro medio para alcanzarla. “Yo soy el camino, la verdad y la VIDA; nadie viene al Padre si no es por mí” Juan 14:6. Al permanecer en unión con Jesucristo, vives en unión con Dios. “Yo y el Padre, uno somos” Juan 10:30...   Vives para siempre con Dios. “Porque contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz” Salmo 39:6.



Eternidad es...
Creerle a Dios.

Vale la pena creerle a Dios y esperar en él durante este corto y duro peregrinaje hacia la inmortalidad.

Vale la pena creerle a Dios y renunciar a todo estorbo que nos impida avanzar.

Vale la pena creerle a Dios, enfrentar adversidades diversas y toda clase de limitaciones.

Vale la pena creerle a Dios dándolo todo para difundir el mensaje del evangelio.

Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan

Hebreos 11:5-6.


Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

Hebreos 11:8-10


Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad

Hebreos 11:13-16


Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible

Hebreos 11:24-27



Eternidad es...
Vivir más allá de las fronteras del universo.

¡No le temas a la muerte! Tu vida sobre la tierra no es más que un tránsito hacia la vida eterna, hacia donde el tiempo y las limitaciones son inexistentes. Tu esperanza está más allá de las fronteras del universo; Dios te lo garantiza y te lo confirma hoy. No lo comprendes, pero así es...

“Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”
1 Pedro 5:10.


“Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos

Apocalipsis 22:1-5.



Eternidad es...
Estar para siempre con el Señor.

“Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

1 Tesalonicenses 4:13-17.




-----------.
PENSEMOS EN DIOS


Facebook:

Twitter
@JAlfredoLievano

-----------------------------------

viernes, 13 de enero de 2017

EFECTOS REVITALIZADORES DE LA PALABRA DE DIOS.


Así como la tierra, para ser sembrada necesita ser limpia de toda interferencia, de igual manera debe serlo nuestro interior. La Palabra de Dios es como una semilla que no debe encontrar estorbos para su fructificación. Es necesario ser “buena tierra”...

“Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno”. 
Mateo 13:23.


Necesitamos que la Palabra de Dios quede impregnada en lo más profundo de nuestro ser y que sus efectos revitalizadores se hagan realidad; por lo que es necesario renunciar a todo pensamiento y hábito pecaminoso que lo impida.

“Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas”
Santiago 1:21.



Efectos revitalizadores de la Palabra de Dios.

Experiencia interna de  la presencia viva de Dios.

Convicciones firmes en sus enseñanzas y promesas.

Coherencia espontánea de vida cristiana.

Deseo intenso de difundir su mensaje.

Discernimiento espiritual de los acontecimientos terrenales.

Esperanza de vida eterna.


“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”
Hebreos 4:12




--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS

Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------