miércoles, 8 de marzo de 2017

INTERROGANTES ENCUBIERTAS A LA RAZON...


¿Cómo es Dios?
¿Cómo es el cielo?
¿Cómo es la eternidad?
¿Qué haré en la eternidad?

Son parte de las interrogantes que en algún momento de nuestra existencia nos hacemos...

No se puede abarcar por la vía de la razón la trascendencia de Dios y las realidades espirituales; es como esforzarnos en introducir todo el océano en una pequeña taza... ¡Imposible!     Por eso, no trates de relativizar a Dios conforme a “tu imagen”, de reducirlo de acuerdo con tus conceptos lógicos o con tus sentidos.  

“¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance”
Isaías 40:28.

“¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!”
 Romanos 11:33

Existen verdades absolutas que no tienen respuesta lógica por mucho que intentes discernirlas...     preguntas sin respuesta que están más allá del análisis racional y la percepción sensorial...     más allá del inalcanzable universo...




¡Verdades encubiertas a la razón!
¿Cómo discernirlas?


¡Bajo la reflexión de la Palabra de Dios!

“La exposición de tus palabras alumbra,
hace entender a los simples”
Salmo 119:130


¡Bajo la operación del Espíritu Santo!

“Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
1 Corintios 2:12-14


¡Bajo la óptica de la fe!

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera,
la convicción de lo que no se ve.
Hebreos 11:1


Hay muchas cosas que jamás asimilarás “naturalmente”; pero sí con la iluminación sobrenatural del Espíritu Santo para discernirlas y creerlas firmemente...




Cuando pienses en tu destino eterno...
No antepongas tu lógica...
¡Antepone tu fe!

“Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos”
2 Corintios 5:1


“Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes”
1 Corintios 15:35-36


“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más...     Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida”
Apocalipsis 21:4-6.


“La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera...     Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche…     No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero”
Apocalipsis 21:23,25,27.


“Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos”
Apocalipsis 22:3-5




No trates de entender “como” será...
¡Solamente créelo!

“Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es”
1 Juan 3:2


“Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”
1 Corintios 2:9





--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS

Blog:

Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------