lunes, 11 de abril de 2016

ANTE LA MALDAD QUE TE RODEA...


La maldad en sus diversas manifestaciones se está propagando e intensificando en todos los rincones del mundo; no es necesario describir cada situación pues es ya es conocida por todos al detalle.     Injusticia...     Corrupción...     Homicidios...     Violencia...     Terrorismo...     Inmoralidad sexual...     Ateísmo...     Rebeldía de los hijos hacia los padres...     Y más.     Todo esto concuerda con lo que el apóstol Pablo escribió en la carta a Timoteo.

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”
2 Timoteo 3:1-5.



Definitivamente que el entorno en el que los cristianos nos desenvolvemos se ha vuelto “cuesta arriba”; se trata de un ambiente en el cual todo lo tenemos en contra. Nuestros principios bíblicos de conducta “chocan” frontalmente. Definitivamente que se trata de un ambiente en el que hemos de ser determinados en vivir de acuerdo a las pautas de Cristo, aunque por ello seamos rechazados.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”
Romanos 12:2



El entorno que te rodea se pondrá aun peor, ya que la maldad es una gangrena mortal invasiva que con sus enormes tentáculos no cesa de atrapar al mundo; y todo esto se debe a la preferencia del ser humano por desobedecer deliberadamente a Dios. Nuestro Señor Jesucristo, anticipadamente lo ha dicho.

“...   y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”
Mateo 24:12.



Es en este entorno donde has de proyectar intensamente la luz de Cristo; de eso se trata tu compromiso en la tierra: ¡ALUMBRAR!  A mayor oscuridad, mayor deberá ser la luz que proyectes.

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.    Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.   Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”
Mateo 5:14-16



POR ESO...
ANTE LA MALDAD QUE TE RODEA.


Conságrate a Dios.
Ponte bajo sus órdenes para vivir de acuerdo al propósito por el cual te trajo a la existencia.


No pierdas la noción de tu misión.  
Es necesario que renuncies a todo estorbo que te impida alumbrar con fuerza. Necesitas discernir y decir NO a  lo que no te conviene.


No temas alumbrar.
Gozarás de la cobertura total de Dios. Tendrás su capacitación, protección, respaldo y provisión. Todos tus eventos estarán bajo su riguroso control.


Procura por todos los medios dar frutos para Dios.
Aprovecha todos los recursos que tienes ahora a tu disposición para sembrar su Palabra en los corazones de las personas.


Mantente velando y orando en todo tiempo.
Es necesario que tu debilidad sea fortalecida con el poder sobrenatural del Espíritu Santo.

------------------.



El Señor estará contigo todos los días...
Ya te lo prometió.

“...   y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”
Mateo 28:20







TWITTER.
@JAlfredoLievano



No hay comentarios: