martes, 27 de junio de 2017

LA GENTE QUE TE RODEA NECESITA DE DIOS.


Dios te pone junto a personas que jamás imaginaste para que se cumplan sus propósitos eternos, ya sea en tu vida como en la de ellas. La razón fundamental de esos encuentros, es para que ilumines sus vidas por medio del anuncio del evangelio...     ¡Nada sucede porque sí!

¡No hay otra prioridad más grande!

Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de todas las gentes, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra
Hechos 13:47




LA GENTE QUE TE RODEA NECESITA DE DIOS.

La gente que te rodea necesita escuchar y aceptar el mensaje del Evangelio; necesitas estar consciente de ello y hacer algo para que así sea.

Fue Dios quien puso en tu camino a las personas que conoces; lo hizo en el tiempo exacto y en el lugar oportuno...     ¡Dios lo preparó de antemano!

Ejemplos bíblicos...

Veamos el caso del ladrón que “coincidió” estar al lado de Jesús, cuando éste estaba en la cruz.

Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda...     y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.  Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso
Lucas 23:33, 39-43.


Otro ejemplo lo vemos también en el caso de Felipe y el etíope.

Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él se levantó y fue

Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías

Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees?  Él dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él. El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; y como cordero mudo delante del que lo trasquila, así no abrió su boca. En su humillación no se le hizo justicia; mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida. Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios

Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea

Hechos 8:26-40




HAY MUCHO POR HACER.

Ve donde Dios te indique. No temas hacer lo que él te pida; siempre contarás con su asistencia continua (protección, provisión, guía y respaldo). Donde vayas, te pondrá todo tipo de personas con diversos tipos de necesidades espirituales para que les ayudes en su peregrinar sobre la tierra.

¡Animo!
No te detengas.

Levántate y come,
porque largo camino te resta
1 Reyes 19:7





---------------.
José Alfredo Liévano.

MINISTERIO
PENSEMOS EN DIOS.
Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra!

“Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de todas las gentes, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra”
Hechos 13:47.


Usa tus redes sociales para ese propósito...

------------------

1 comentario:

Alvaro Martínez dijo...

Es tiempo de dar a conocer a Cristo, de levantarnos de nuestra zona de confort y recordar a qué hemos sido llamados, es tiempo de demostrar de qué estamos hechos

¡Arriba pueblo de Dios, cobrad animo!

Atte. Alvaro Martínez
http://despertarcristiano.blogspot.com