jueves, 2 de marzo de 2017

NO TEMAS A LOS MAL INTENCIONADOS...


En la vida te encontrarás con personas que considerarás “confiables”, pero que en realidad querrán hundirte con todos los medios posibles a su alcance; elaborarán estrategias ocultas y bien planificadas para lograr tal propósito. Te harán creer que están de tu parte, pero no será así...     ¡Personas envueltas por el manto de la hipocresía!




Tú no lo sabes...     ¡Pero Dios sí!

Dios conoce a esas personas.
Conoce sus estrategias y sus movimientos.
Escucha lo que en secreto dicen en tu contra.
Conoce el motivo con el que justificarán su acción.

El consejo de la Palabra de Dios para estos momentos es el siguiente...     “Esforzaos y cobrad ánimo; no tengáis miedo de ellos, porque el Señor tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni de desamparará” Deuteronomio 31:6.  Aférrate a esta palabra, aunque todos te comenten lo contrario; descansa en sus fieles promesas. La batalla no es tuya...     ¡La batalla es de Dios!  “El Señor peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” Éxodo 14:14...     Sus ángeles irán delante de ti... “Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra” Salmo 91:11-12.

Sin duda tendrás su oportuno socorro...    
¡Fíjate bien!

Ninguna autoridad terrenal podrá contra ti...    
¡Dios está sobre ella!

No quedarás en las manos de los que tu mal buscan...
¡Serán de corto poder!

Toda estrategia en tu contra será frustrada...
¡Todos lo comprobarán!

Todo saldrá a la luz...    
¡Todo se sabrá como en realidad es!

“He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo. Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra. Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo”
Isaías 41:11-13




En lugar de temer, angustiarte y confesar derrota podrás exclamar con certeza.

“El Señor es mi ayudador,
no temeré lo que me pueda hacer el hombre”
Hebreos 13:6.




--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS

Blog:

Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------