domingo, 19 de marzo de 2017

¿DUDAS?... ¿TEMES?... ¿TE DESESPERAS?...


Si dices creer en Dios y en su Palabra...
¿Por qué sigues así?

¡Aún sigues dudando!
¡Aún sigues temiendo!
¡Aún desesperándote!

Obviamente que la duda, el temor y la desesperación te han llevado a tomar decisiones contrarias a sus lineamientos; sigues tus criterios antes que los suyos porque los consideras más lógicos y consistentes...     ¡A eso se deben esas consecuencias insoportables!

“De la Roca que te creó te olvidaste;
Te has olvidado de Dios tu creador”
Deuteronomio 32:18




Has limitado la realidad de Dios.

Tu problema “de todos los días”, es que limitas La Realidad de Dios de acuerdo a tus moldes lógicos y a tus capacidades.
Has fabricado un Dios a tu medida, lo has relativizado; por eso es que cuando te enfrentas a situaciones apremiantes que van más allá de tu alcance, el “dios” que te has elaborado se hace “añicos” y te quedas sin nada a que aferrarte...

Olvidas que Dios es Eterno...
Olvidas que Dios todo lo puede...
Olvidas que Dios todo lo conoce...
Olvidas que Dios está en todo lugar...

No permitas que las realidades terrenales alimenten ese olvido; necesitas hacer algo al respecto para mantener fija la vista en la Realidad de Eterna y Viva de Dios.




¿Qué debes hacer para mantener viva la noción de la Realidad de Dios en medio de tus circunstancias?

Aliméntate diariamente con su Palabra. Verás como recibirás el consejo oportuno que necesitas para cada situación específica.
    
Entonces...
¡Tu fe se fortalecerá!


Trae a tu mente todas las veces en las que Dios intervino en el momento justo para defenderte, guiarte y proveerte.     ¡Momentos en los que comprobaste que las casualidades no existen!    

Entonces...
¡No le temerás al presente!
¡No le temerás al futuro!


Pídele que abra tus ojos para que puedas “ver” su presencia activa en medio de cada circunstancia. Comprenderás entonces que tu vida no está a la deriva.    

Entonces...
¡Tendrás paz!




Podrás decir con firme convicción...

¡No dudo!
¡No temo!
¡No me desespero!

“No hay semejante a ti, oh Dios Eterno,
Grande es tu nombre en poderío”
Jeremías 10:7





-----------.
PENSEMOS EN DIOS

Blog:

Facebook:

Twitter
@JAlfredoLievano

-----------------------------------