lunes, 20 de marzo de 2017

¿COMO ENFRENTAR LOS “PRINCIPIOS DE DOLORES”?


Dios nos anticipa los hechos sin margen de error...     ¡Posee un conocimiento perfecto y detallado con respecto al futuro!
Nos hace saber que estamos viviendo en medio de eventos progresivos y generalizados que desembocarán en una gran tribulación sin precedentes en la historia de la humanidad.

“Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”
Mateo 24:6-14


Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes
Mateo 24:21-25

Ese es el rumbo desenfrenado que lleva el mundo actual, no porque Dios sea ineficaz para detenerlo o porque tolere la maldad, sino porque la mayoría de seres humanos decidió no tomarlo en cuenta en sus decisiones...     ¡Son las consecuencias!     No podemos evadir lo que estamos viviendo y lo que vendrá más adelante; por eso es necesario que sepamos cómo enfrentar lo que inevitablemente viene...




¿Cómo enfrentar los “principios de dolores”?
Viviendo para el propósito por el cual Dios nos creó.

Es necesario despertar del letargo espiritual que nos ha mantenido adormecidos durante mucho tiempo...     ¡Despertemos! “Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios” 1 Tesalonicenses 5:6. Es necesario “abrir los ojos” y asumir el papel que nos corresponde como cristianos en medio de un mundo que se está haciendo pedazos... “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” Lucas 21:34-36.

Para enfrentar los tiempos que vienen es necesario que mantengamos viva la noción de nuestra identidad espiritual, de nuestra misión en el mundo y de nuestro destino eterno; no permitamos que las circunstancias adversas o las tentaciones terrenales nos hagan perder esa triple noción.  “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” Filipenses 3:20-21.

El propósito de nuestra breve permanencia sobre la tierra es para iluminar el mundo; no existe otro propósito mayor que ese...    “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” Mateo 5:14-16.  Necesitamos difundir por todos los medios posibles la Palabra de Dios y llamar a un arrepentimiento genuino. “Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de todas las gentes, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra” Hechos 13:47.




¡No temamos!
Mientras estemos “aquí” Dios nos guardará...

Aunque todo se desmorone a nuestro alrededor nos mantendremos fieles haciendo la obra encomendada.

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”
1 Corintios 15:58.

¡No temamos!
Mientras permanezcamos “aquí”, en este mundo caduco nada nos faltará...
Contaremos siempre en todo momento y lugar con su atención continua...

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”
Apocalipsis 3:10-11

“Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
que te guarden en todos tus caminos.
En las manos te llevarán,  para que tu pie no tropiece en piedra”
Salmo 91:11-12.





--------------------------
José Alfredo Liévano.
-------------------------

PENSEMOS EN DIOS

Blog:

Facebook:

Twitter:
@JAlfredoLievano

--------------------------