martes, 29 de marzo de 2016

SERA POR INICIATIVA DE DIOS...


La insistencia de Dios hacia ti ha sido continua a lo largo de toda tu historia.
Dios ha sido insistente contigo a pesar que anduviste en caminos no convenientes y seguiste tus propios criterios. A pesar que no le buscabas,  él sí te buscó en el pozo oscuro de las consecuencias que generaste; te vino a buscar y salvar.

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.
Lucas 19:10



Por su iniciativa, Dios te dará y hará en ti lo que no mereces como una muestra más de su gracia incondicional y misericordia.

Por su iniciativa, Dios producirá esos cambios radicales e imposibles por los que has estado orando.

Por su iniciativa, Dios hará de ti un potente faro de luz en medio del mundo oscuro que te rodea para que le reflejes con una vida coherente a sus principios.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
Jeremías 29:11



No es por tus méritos...     No es por tus capacidades...     No es por tus influencias...     No es por tus recursos...

¡ES POR GRACIA Y MISERICORDIA DE DIOS!

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.
Lamentaciones 3:22-23



Dale gracias a Dios por lo que te dará...
Dale gracias a Dios por lo que hará en ti...
No lo olvides... Todo será por su propia iniciativa...

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones.
Salmo 100.







TWITTER.
@JAlfredoLievano





1 comentario:

Francisco Xavier Garcia dijo...

Así es, Dios no nos pide nada y en cambio nos envía sus bendiciones, lo merezcamos o no.