martes, 28 de mayo de 2013

RESULTADOS DE LA REFLEXIÓN BÍBLICA.

La constante exposición de la Palabra de Dios, producirá en ti,  tres resultados que marcarán tu vida de manera profunda y radical.

Primer resultado.
Un encuentro real y personal con Dios Padre, por medio de Jesucristo, el único camino para llegar a Él. ("Yo soy el camino..."  Juan 14:6a). Este encuentro te permite “ver” a Cristo como el único reflejo de Dios al mundo. Al respecto el apóstol Juan escribió: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer”. Juan 1:18.

Segundo resultado.
El Espíritu Santo te permite asimilar y digerir el contenido de la revelación bíblica para darte la convicción sobrenatural de las  verdaderas enseñanzas y promesas  de Jesucristo. ("Yo soy la verdad..."  Juan 14:6b). Son enseñanzas y promesas que rebasan toda lógica humana; por eso al respecto el apóstol Pablo escribió: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”. 1 Corintios 2:14.

Tercer resultado.
Transformación revitalizadora por el Espíritu Santo. ("Yo soy la vida..." Juan 14:6c). Cuando te expones al contenido de la revelación bíblica, todo tu ser es invadido por su acción sobrenatural, impulsándote espontáneamente a vivir de acuerdo a sus lineamientos y a transmitir su contenido en donde quiera que te encuentres.

Nuestro Señor Jesucristo ha tomado la iniciativa para invitarte a seguir sus pasos; tu bien sabes que te ha dicho un claro “sígueme” pero es imposible hacerlo, si no comes el alimento diario de su Palabra. Recuerda lo que te dice: “No solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.  Mateo 4:4. Es de vital importancia que perseveres en la reflexión bíblica para que “no te duermas” y no pierdas la noción de sus verdades espirituales. No olvides que vives en medio del mundo oscuro y confuso en el cual Dios te ha colocado para cumplir con una misión específica.

-------------------------.
¡Cuidado con dormirte!
-------------------------.
Acuérdate lo que el apóstol Pablo escribió en la carta a los tesalonicenses; aplica esas palabras para ti: “Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios”. 1 Tesalonicenses 5:5-6. La única manera como NO perderás la noción de la realidad de Dios, de tu identidad espiritual,  de tu misión en el mundo y de tu destino eterno, es reflexionando continuamente en la Sagrada Escritura.

Siempre que te expongas al contenido de la Palabra de Dios, ora pidiendo que su reflexión produzca en ti, estos tres resultados vitales que hemos visto hoy. Los necesitarás siempre...
Necesitas velar, necesitas mantener una atención continua a lo que Dios quiera decirte cada día, pues siempre tendrá una palabra específica y revitalizadora para ti...
Compruébalo...

------------------------.
“Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo”.
Juan 6:33.
------------------------


José Alfredo Liévano
@JAlfredoLievano   

2 comentarios:

Gaby dijo...

De mucha bendición las reflexiones bíblicas. Dios es grande y misericordioso.....Gracias

Oz dijo...

Excelente post amigo, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
Te invito al mio, seguro que te gustará:
http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

Un gran saludo, Oz.