lunes, 11 de junio de 2012

ENTENDAMOS LO QUE SE ESCRIBIO ANTES.

Desde tiempos antiguos, Dios ha tenido la iniciativa de enseñarnos. Es por eso, que desde entonces reveló sus verdades para que quedaran consignadas en la Biblia, la cual, es la única palabra segura que tenemos a nuestra a disposición. No existe ninguna otra supuesta “revelación” a que apegarnos.
El apóstol Pedro escribe lo siguiente al respecto:

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones.

2 Pedro 1:19


Hemos de estar atentos a la Palabra de Dios para permanecer en la Verdad y no desviarnos de ella. Es necesario leerla, estudiarla y reflexionarla con la asistencia del Espíritu Santo. A medida que lo hagamos, iremos descubriendo que todo cuanto se escribió en el pasado, tiene aplicaciones prácticas para nuestra vida y en la historia de la humanidad.
El apóstol Pablo en la carta a los romanos escribe lo siguiente:

Las cosas que se escribieron antes para nuestra enseñanza se escribieron.

Romanos 15:4

No hay nada que esté de más en la Biblia;  Dios en su soberanía permitió que todas las palabras inspiradas,  quedaran grabadas en sus páginas para siempre.

------------------------------.
Todo es para nuestra enseñanza
------------------------------.

Siempre que abras la Palabra de Dios, encontraras una enseñanza aplicable para el momento que estés viviendo. Es lógico que para “digerirla”, necesitaras la acción infalible del Espíritu Santo sobre tu mente.
Es de vital importancia que ores antes de exponerte a un texto bíblico, ya sea para leerlo, estudiarlo o reflexionarlo; caso contrario aplicarías su enseñanza a lo que te conviene oír, y no a lo que Dios le conviene decirte.
Es por eso que la Biblia no se puede leer, estudiar o reflexionar en “la oscuridad” de la mente, se necesita hacerlo bajo “la luz” del Espíritu Santo. La Biblia no es un libro común y corriente para discernirlo bajo la lógica humana. Se necesita la guía sobrenatural del Espíritu Santo
Al respecto, nuestro Señor Jesucristo les dijo a sus apóstoles lo siguiente:

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Juan 16:13

Cada vez que te expongas a la Palabra de Dios, pídele que sea el “Espíritu de verdad” quien te guíe y te aclare lo que NO has entendido, para que las “sombras” del error o de la imaginación se diluyan totalmente y puedas tener una percepción exacta de lo que no has comprendido. No debes permitir que el punto de vista de Dios se mezcle con el tuyo.


--------------------------------.
Necesitamos entender la enseñanza bíblica, NO de acuerdo a nuestra percepción, sino bajo la percepción del Espíritu Santo.
--------------------------------.



TWITTER:


CORREO ELECTRONICO:



--------------------------