martes, 24 de abril de 2012

DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS HIJOS DE DIOS.

--------------------------------.
¿Quiénes son los hijos de Dios?
--------------------------------.
Un hijo o hija de Dios, es aquella persona que ha tomado la decisión de confesar a Jesucristo como Señor y Salvador.
Al reconocérsele como Señor, es creer que es Dios manifestado en la persona de Jesucristo; y al reconocérsele como Salvador, es creer que por medio del sacrificio que hizo en la cruz somos declarados inocentes de todo pecado, obteniendo así la salvación y la vida eterna.
Al respecto el apóstol Juan escribe lo siguiente:

A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios.
Juan 1:12

Por lo tanto, no somos hijos de Dios por pertenecer a una denominación cristiana o por hacer buenas acciones.
Sin embargo, veremos que como hijos de Dios tenemos ciertos derechos y obligaciones aquí en la tierra que hemos de considerar.

--------------------------------.
DERECHOS DE LOS HIJOS DE DIOS.
--------------------------------.

La disciplina.
Así como en toda familia hay hijos buenos e hijos malos, hijos necios e hijos entendidos, así sucede también en la familia de Dios; de ahí es necesario que un hijo así, tenga que ser disciplinado, pero no con el propósito de destruirlo sino para encauzarlo por la senda correcta.  En el capítulo 12 de la carta a los hebreos, se pone de manifiesto esta verdad. Dios como todo padre justo y bueno nos hace entender primero con advertencias cuando transitamos por malos caminos, pero si aun así no las seguimos, entonces vienen reprensiones más fuertes.
Veamos la referencia bíblica:

Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.
Hebreos 12:6

Ver el contexto completo sobre la disciplina, en Hebreos 12:6-11

La instrucción.
Como buen Padre, Dios desea que conozcamos la verdad y la pongamos en práctica, nos la enseña por medio de su Palabra. Por tal razón nos la ha revelado para que al meditar en su contenido recordemos sus enseñanzas, y vivamos por ellas. ¡Gracias Padre por tus valiosas enseñanzas! No hay día que no nos enseñes lo que está oculto a nuestro entendimiento. ¡Gracias por darnos esas palabras especificas que diariamente sabes que necesitamos! ¡Gracias por tu instrucción constante!
Como hijos aprovechemos la enseñanza diaria que nuestro Padre nos ofrece.

Camino a la vida es guardar la instrucción; pero quien desecha la reprensión, yerra.
Proverbios 10­:17

La protección.
Todo buen padre se preocupa por darles toda clase de cuidados a sus hijos, cuanto más nuestro Padre. ¿De cuantos peligros inminentes nos habrá librado, y ni siquiera nos habremos percatado de ello? Sus ojos están atentos a cada paso que das a lo largo de las sendas peligrosas del mundo y manda a sus ángeles para atenderte en los momentos de alta dificultad.

Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.
Salmo 91:11

La provisión.
Tenemos un Padre que está consciente de que cosas tenemos necesidad, y se vale de diversos medios o circunstancias para hacernos llegar lo que necesitamos. Aun hasta las cosas más “insignificantes” son una provisión directa de nuestro Padre. Reconoce que así es. Y si aun no tienes lo que necesitas, pues algo te está queriendo enseñar por medio de esta situación.

Vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
Mateo 6:32

La herencia.
Tal vez de lo más grande que podemos estar agradecidos con nuestro Padre, es que sin merecerlo tenemos derecho a una herencia eterna. Sabemos que cuando muramos a la vida terrenal, tenemos una casa no hecha de manos, sino eterna en los cielos; así como lo menciona el apóstol Pablo a los Corintios.

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.
2 Corintios 5:1

Ver el contexto completo en 2 Corintios 5:1-10

------------------------------.
¿Qué mas pedir con estos derechos incomparables?
------------------------------.

Sin embargo además de estos derechos, tenemos dos obligaciones que no hemos de descuidar.

--------------------------------.
OBLIGACIONES DE LOS HIJOS DE DIOS.
--------------------------------.

Vida de Santidad.
El apóstol Pedro enfatiza en su primera carta que como hijos obedientes, no hemos de amoldarnos a los impulsos pecaminosos; y también nos recuerda que Dios exige de sus hijos una vida de santidad radical.

Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.
1 Pedro 1:14-16

Propagar la Palabra de Dios.
Estamos llamados a sembrar la semilla de la Palabra de Dios, en todo lugar en donde nos encontremos. Es nuestra tarea fundamental. Esa es la razón por la que vivimos ahora.

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
Mateo 28:19-20


--------------------------------.
Derechos por los que hemos de estar agradecidos; y obligaciones que hemos de tener en cuenta a cada instante de nuestra existencia sobre la tierra.
--------------------------------.

No queda duda que es un enorme privilegio para todos nosotros que hemos creído en nuestro Señor Jesucristo.

Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios.
1 Juan 3:1

----------------------------

CORREO ELECTRONICO:

TWITTER:
-----------------------------------.