martes, 2 de agosto de 2011

TU PROBLEMA LO SOLUCIONARAS, ORANDO

No te intimides, ni tengas miedo, ante las situaciones muy difíciles que estás enfrentando en estos precisos instantes de tu vida...
Has de saber que las solucionarás únicamente con la ayuda de Dios.
No se podrá de otra manera.
Es necesario que lo sepas y que ores con prontitud, ahora que estás “entre la espada y la pared”.
¡Vaya que sí lo estas!
Se trata de situaciones muy fuertes, numerosas, variadas y constantes que ahora te oprimen por todos lados PERO NO TE DAÑARAN, AUNQUE ASI LO PAREZCA.
El Señor te lo dice ahora mismo, y él no miente.
Por algo te lo dice precisamente en estos momentos...
Cree entonces la palabra que leerás a continuación:

No temas, porque yo estoy contigo;
No desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo;
Siempre te ayudaré,
Siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos;
Serán como nada y perecerán los que contienden contigo.
Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás;
Serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra.
Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice:
No temas, yo te ayudo.
Isaías 41:10-13

Las situaciones vividas en estos momentos, van enfocadas a destruirte si es posible, pero si confías totalmente en Dios saldrás ganando aún más de lo que imaginas.
Si...
Aún más de lo que imaginas...
No olvides que el poder de Dios no tiene límites.
Únicamente ora confiando en que él procederá de manera sobrenatural, sin que tú muevas ni siquiera un dedo para solucionar cada problema que se te ha presentado...

Entiende ahora que Dios no permitirá que te quiten lo que él mismo te había dado...
Puede haber amenazas de diversa índole, pero no te quitarán nada...
Sin embargo, ORA MUCHO a partir de hoy, por eso te lo advierte con anticipación...
Es necesario que aprendas a discernir el tiempo presente que estas atravesando a través de las palabras tomadas de la siguiente historia:

Te refiero una historia tomada de 2 Crónicas 20 para que te fortalezcas y la apliques a tu propia vida…
Resulta que el rey Josafat se vio amenazado por una enorme multitud de enemigos que se había propuesto atacarlos.
Veamos:

Aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra.
Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi.
2 Crónicas 20:1-2

La primera reacción de Josafat ante ese anuncio fue la de tener mucho miedo, pero inmediatamente recapacitó mediante tres actitudes: humildad, consultó con Dios e hizo pregonar ayuno en toda Judá.

Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá.
2 Crónicas 20:3

Lo más lógico que sientas temor al saber que una enorme multitud de problemas se te están viniendo encima.
Pero no te quedes con el miedo...
Reconoce ahora tu dependencia total de Dios...
Medita en su Palabra para que te de las indicaciones específicas con las que de has de proceder...
Invierte mucho tiempo para orar y ayunar ante su presencia...
Ora con las personas más cercanas a ti, es necesario que lo hagas...

Sigamos leyendo con atención el contenido de la oración de Josafat ante la amenaza que se le venía encima:

Entonces Josafat se puso en pie en la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la casa de Jehová, delante del atrio nuevo; y dijo:
Jehová Dios de nuestros padres,
¿No eres tú Dios en los cielos, y tienes dominio sobre todos los reinos de las naciones?
¿No está en tu mano tal fuerza y poder, que no hay quien te resista?
Dios nuestro, ¿No echaste tú los moradores de esta tierra delante de tu pueblo Israel, y la diste a la descendencia de Abraham tu amigo para siempre?  Y ellos han habitado en ella, y te han edificado en ella santuario a tu nombre, diciendo:
Si mal viniere sobre nosotros, o espada de castigo, o pestilencia, o hambre, nos presentaremos delante de esta casa, y delante de ti (porque tu nombre está en esta casa), y a causa de nuestras tribulaciones clamaremos a ti, y tú nos oirás y salvarás.
Ahora, pues, he aquí los hijos de Amón y de Moab, y los del monte de Seir, a cuya tierra no quisiste que pasase Israel cuando venía de la tierra de Egipto, sino que se apartase de ellos, y no los destruyese; he aquí ellos nos dan el pago viniendo a arrojarnos de la heredad que tú nos diste en posesión.
Oh Dios nuestro ¿no los juzgarás tú?
Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos.
2 Crónicas 20: 5-12

Dios estará sobre todos aquellos que te acosan y te hacen la guerra...
Sobre todos...
Ninguno quedará fuera...
Ninguno es más fuerte ni más grande que él.
Tú los ves así, pero Dios no.
¿Quién podrá resistirle?
Nada...
Nadie...

Tu sinceramente no sabes qué hacer ante lo que se te ha venido encima...
Humanamente hablando no puedes hacer nada, ni mucho menos las personas en las que siempre has confiado...
Este caso únicamente es para Dios, quien te ha llevado a las fronteras de lo imposible para que entiendas lo que significa confiar y esperar en él...
Ten ahora la certeza que cuando estés en medio del ojo del huracán, solo Dios podrá sacarte de manera sobrenatural.
Se tratará de una intervención poderosa...

CREELO...
PERO COMIENZA A ORAR DESDE AHORA...
NO LO DES MAS LARGAS AL ASUNTO...

Entiende que la guerra no es tuya...
La guerra es de Dios...
El te lo asegura ahora mismo:

Jehová os dice así:
No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios.
2 Crónicas 20:15

Recuérdalo:
En este caso, no tendrás que hacer nada, únicamente orar; ya que humanamente hablando es imposible.

No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros.
2 Crónicas 20:17

Mira lo que sucedió cuando Josafat y todo el pueblo de Judá hicieron conforme a lo que Dios les pidió:

Entonces Josafat se inclinó rostro a tierra, y asimismo todo Judá y los moradores de Jerusalén se postraron delante de Jehová, y adoraron a Jehová.
Y se levantaron los levitas de los hijos de Coat y de los hijos de Coré, para alabar a Jehová el Dios de Israel con fuerte y alta voz.
Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo:
Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.
Y habido consejo con el pueblo, puso a algunos que cantasen y alabasen a Jehová, vestidos de ornamentos sagrados, mientras salía la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre.
Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros.
2 Crónicas 20:18-22

¿Acaso emplearon la fuerza humana?
¿Acaso emplearon recursos?
No...
Únicamente oraron, adoraron y alabaron a Dios...
Cuando estés ante ese problema imposible, alaba a Dios con corazón agradecido y confiado...
Veamos que más sucedió con Josafat y con todo Judá:

Porque los hijos de Amón y Moab se levantaron contra los del monte de Seir para matarlos y destruirlos; y cuando hubieron acabado con los del monte de Seir, cada cual ayudó a la destrucción de su compañero.
Y luego que vino Judá a la torre del desierto, miraron hacia la multitud, y he aquí yacían ellos en tierra muertos, pues ninguno había escapado.
Viniendo entonces Josafat y su pueblo a despojarlos, hallaron entre los cadáveres muchas riquezas, así vestidos como alhajas preciosas, que tomaron para sí, tantos, que no los podían llevar; tres días estuvieron recogiendo el botín, porque era mucho.
2 Crónicas 20:23-25

El problema que enfrentes,  él mismo se terminará aniquilando con el poder de Dios, y a la vez te traerá beneficios insospechados para ti y para quienes te rodean...
Todo será para bendición como le sucedió a Josafat y a Judá.
Sigamos leyendo:

Y al cuarto día se juntaron en el valle de Beraca; porque allí bendijeron a Jehová, y por esto llamaron el nombre de aquel paraje el valle de Beraca, hasta hoy.
Y todo Judá y los de Jerusalén, y Josafat a la cabeza de ellos, volvieron para regresar a Jerusalén gozosos, porque Jehová les había dado gozo librándolos de sus enemigos.
Y vinieron a Jerusalén con salterios, arpas y trompetas, a la casa de Jehová.
Y el pavor de Dios cayó sobre todos los reinos de aquella tierra, cuando oyeron que Jehová había peleado contra los enemigos de Israel.
Y el reino de Josafat tuvo paz, porque su Dios le dio paz por todas partes.
2 Crónicas 20:26-30

Tu problema lo solucionarás, ORANDO...
Entonces comprobarán todos que Dios siempre estuvo de tu parte...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Améeeeennnnnnnn!!!

El Santo de Israel es mi Luz y mi Salvación....
De quién temeré?
Dios es la fuerza de mi vida....
De quién o de qué he de atemorizarme?

Gloria infinita a tu Santo nombre mi Dios!!!!

El Señor te siga bendiciendo para ser vehículo de bendición a muchos, Alfredo.

Anónimo dijo...

Gracias!!PADRE,por tu respuesta.Aunque en estos momentos estamos entre la espada y la pared.No temeremos tu estas a nuestro lado por siempre!!!PADRE AMADO Y MISERICORDIOSO!!! Estamos siempre pendiente de sus reflexiones,que EL SEÑOR,lo bendiga y guarde por siempre amén... Tere Bravo.

Anónimo dijo...

Mi crece cada día un poco más .Gracias

Anónimo dijo...

Grande tu misericordia PAPA a pesar de como soy; he sido justificado por tu gracia! nada me pasara pues la diestra de tu justicia me sostendra!!!Gracias Senor!!!

edinson Rivas dijo...

JEHOVA DIOS LENTO PARA LA IRA Y GRANDE EN MISERICORDIA AMEN.

edinson Rivas dijo...

AMEN