domingo, 18 de junio de 2017

EL JUICIO A LAS NACIONES.


Los gobernantes de la tierra han sustituido los lineamientos cristianos para anteponer los suyos e imponerlos arbitrariamente sobre sus gobernados; manejan las naciones a su antojo, olvidando que Dios es el dueño absoluto del mundo y su plenitud.


Del Dios Eterno es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan
Salmo 24:1


Dios estableció en los cielos su trono, y su Reino domina sobre todos
Salmo 103:19


Gobernante que NO fundamente y subordine las leyes constitucionales bajo los criterios de la  Palabra de Dios, llevará su nación a enfrentar consecuencias dolorosas e irreversibles; esa es la amenaza que afecta al mundo de hoy...

Lamentablemente las naciones enfrentarán consecuencias por las leyes erróneas de sus gobernantes y de sus ambiciosos intereses egoístas.

Así lo ha determinado Dios...


Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que produce. Dios está airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero.  Y los muertos de ellas serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará hedor; y los montes se disolverán por la sangre de ellos. Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera
Isaías 34:1-4

Dios es el que hace justicia y derecho a todos los que padecen violencia
Salmo 103:6


Las naciones de la tierra están en un proceso de descomposición social y moral que culminarán en un juicio repentino sin precedentes en la historia.

¿Cuándo será?
No se sabe...
¡Pero sí, estamos en el proceso!

Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón
1 Tesalonicenses 5:1-4


Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento
2 Pedro 3:7-9




LOS CRISTIANOS ENTRE LAS NACIONES.

Dios nos ha puesto entre las naciones, NO para que sigamos las pautas que ellas promueven, ni nos amoldemos a sus costumbres...     Dios nos ha puesto entre las naciones para que difundamos el conocimiento de su Palabra y la proyectemos con nuestro estilo de vida.

Así dijo el Dios Eterno: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad
Jeremías 10:2-3


Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos
Mateo 5:14-16


No temamos lo que pueda hacernos la mayoría por permanecer fieles a las enseñanzas de la Palabra de Dios.



¡ATENCIÓN!

Si hay leyes o costumbres que se contradicen contra la Palabra de Dios, no las sigamos; el hecho que la mayoría lo haga, no quiere decir que sea correcto.

Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres
Hechos 5:29


Dios respalda la obediencia fiel a su Palabra...

El Señor es mi ayudador; 
no temeré lo que me pueda hacer el hombre
Hebreos 13:6


Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona
Apocalipsis 3:10-11





---------------.
José Alfredo Liévano.

MINISTERIO
PENSEMOS EN DIOS.
Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra!

Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de todas las gentes, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra
Hechos 13:47.

Usa tus redes sociales para ese propósito...

------------

No hay comentarios: