viernes, 23 de diciembre de 2016

LAS COSAS NO ESTÁN BIEN... ¡SEAMOS REALISTAS!


La maldad se ha propagado hasta en el más recóndito rincón del planeta; son alarmantes las noticias que a cada instante vemos y oímos. Las cosas no están bien, aunque pretendamos ocultarlas o disimularlas; es como si quisiéramos pintar de vivos colores una pared mohosa a punto de caer.

No quisiera ser un aguafiestas cuando “todo el mundo” está viviendo ahora en un ambiente de celebraciones, carnavales, regalos, luces, música y deseos de prosperidad para el 2017; pero la verdad es que las cosas no están bien, seamos realistas...     ¡No están bien! ¿Y cómo lo van estar, si el mundo le ha abierto al pecado las puertas de par en par?



El índice de maldad rebasó sus límites.

Días de Noé...
Días de Lot...

Días en los que en medio de un ambiente de maldad e injusticia legalizada se está desobedeciendo deliberadamente los lineamientos de la Palabra de Dios, en los que se da rienda suelta a los instintos para practicar toda clase de placeres pecaminosos; días en los que se comenten asesinatos en masa, se roba, se extorsiona, se secuestra, se adultera, se fornica, se aborta; días en los que la maldad se ha generalizado. Es mentira, las cosas no pueden estar bien cuando se desafía a Dios.

“Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre.  Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste”
Lucas 17:26-30



Vienen días de Juicio.

Días que han sido decretados por la justicia Dios, y cuyas señales han comenzado a vislumbrarse con claridad. Es necesario que Dios frene la maldad que como gangrena se está extendiendo sobre el mundo entero.

Sin el afán de ser pesimista y fatalista, pero cada año está peor; y todo porque el mundo en su mayoría le ha dicho NO a Dios, se ha dejado manipular y seducir por las fuerzas engañadoras del mal que presentan lo malo como bueno y viceversa.

Un feliz y próspero año para toda la tierra, únicamente se puede cumplir al pie de la letra cuando se obedece a Dios...     ¡Nada más!

Dios no tolera la maldad; y en su Palabra nos habla específica y detalladamente de la destrucción repentina que derramará cuando todo el mundo “dormido” en su pecado, esté inmerso en una “paz” y “seguridad” aparentes.

“Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán”
1 Tesalonicenses 5:2-3



¡Llamada de alerta!

Cuidado con “dormirnos”...
Con perder la noción de la realidad de Dios...     de nuestra identidad celestial...     de nuestra misión en el mundo...     de nuestro destino eterno...

“Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre”
Lucas 21:34-36



Nuestra misión en el mundo.

Los cristianos estamos presentes en el mundo para que cumplamos la misión encomendada por Dios. Hemos nacido en estos tiempos sin precedentes en la historia de la humanidad, no para que seamos “del montón”, ni practiquemos lo que la mayoría hace; estamos aquí para contrarrestar la maldad y para iluminar con la luz de Cristo. ¡No tiene otro propósito nuestra existencia!

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder”
Mateo 5:13-14

No sigamos el patrón de la mayoría aunque seamos burlados, rechazados o perseguidos; pero no podemos, ni debemos tolerar la maldad. ¡No hay pretextos!

Antes que el juicio se derrame sobre la tierra las cosas irán empeorando, no esperemos que mejoren. Todo se irá dando de manera progresiva, no habrá marcha atrás. No esperemos nada bueno para un mundo que rechaza la Palabra de Dios.

Seamos conscientes y diligentes en nuestra misión; no temamos ante lo que vamos a ver o enfrentar, Dios ha prometido preservarnos.

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”
Apocalipsis 3:10-11




----------------------
¡Cristo viene pronto!

Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto. ¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios. Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.

El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.

Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana. Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.
Apocalipsis 22: 6-21




-----------------------------------
José Alfredo Liévano

PENSEMOS EN DIOS
@JAlfredoLievano

-----------------------------------

1 comentario:

Norma Munoz dijo...

Estou de acuerdo las cosas no estan bien hace mucho!! y aunque las personas quieran cerrar los ojos a esta realidad aferrandose a que todo esta mejorando no!! seguro que no!! y aunque nos vean como aguafiestas ni modo no se puede decir que todo esta bien cuando vemos tanta maldad, perversion..inimaginable! el mundo entero ha desafiado a DIOS y ahora atenerse a las consecuencias es una cuenta regresiva!! DIOS AMADO TEN MISERICORDIA!!! y que venga CRISTO PRONTO!!!!