viernes, 22 de julio de 2016

NECESITAS BUSCAR A DIOS.


Esfuérzate. Haz lo que te esté a tu alcance para buscar a Dios. En la medida que lo hagas, verás resultados y evidencias sorprendentes.  Entiende ahora que Dios no hará por ti, lo que está en tus manos hacer.
  
¿Tienes sed de Dios?
Búscale.


“Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas”
Salmo 63:1


“Buscadme y viviréis”
Amos 5:4


“El que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente"
Apocalipsis 22:17



La consecuencia de tu búsqueda será el milagro de experimentar en tu interior la presencia del Dios vivo y eterno creador del universo...     el milagro de recibir esa palabra directa, oportuna, profunda y silenciosa en lo más profundo de tu corazón...     el milagro de experimentar convicciones gloriosas que operarán transformaciones radicales y profundas en las diversas áreas de tu vida...     el milagro de discernir con claridad el contenido de su Palabra...     el milagro de experimentar toda su gracia, su misericordia, su justicia, su perdón y su santificación...     el milagro de adorarle con espontaneidad por la obra realizada en ti...      el milagro de experimentar el deseo espontáneo de obedecerle  y servirle de manera incondicional...     el milagro de ser un potente faro de luz que lo proyectes en todo lugar donde vayas y permanezcas...     el milagro de ser un “libro abierto” en el que sean evidentes sus maravillas...     el milagro de contagiar a otros con la presencia de Cristo en tu interior.



¿Cómo buscar a Dios?
Por medio de la oración y la reflexión bíblica.

Los recursos él te los ha puesto en tus manos. A partir de ahora, apártate del mundanal ruido y dedica buena parte de tu tiempo para orar y reflexionar en su Palabra viva y eficaz. ¡Comprobarás la diferencia!

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”
Hebreos 4:12-13



Algo más que debes saber y entender.
¡Te sorprenderá!

Esa “sed de Dios” que ahora experimentas no viene de ti, sino que él ha sido quien te la puesto. Es él quien ha tomado la iniciativa para atraerte a sus brazos de amor. Tu búsqueda viene siendo la respuesta a que él te amó y te buscó primero.

“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere”
Juan 6:44

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”
Lucas 19:10

“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.”
1 Juan 4:19



Ahora lo has entendido.
¡Necesitas buscar a Dios!

A lo largo de todos estos años Dios te ha hecho entender por medio de diversas circunstancias dolorosas e incomprensibles que hay necesidades más profundas, necesidades más allá de las posesiones materiales, necesidades más allá del afecto sentimental que las personas te han ofrecido. Necesidades profundas que nadie ha sido capaz de saciar. ¡Sólo El! Has entendido, después de vanos intentos que solo él puede hacerlo. Entendiste por fin que tu autosuficiencia por buscar una realización plena en tu vida, fracasó. Solo Dios por medio de Jesucristo puede concederte esa vida plena que siempre has anhelado.

“Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia”
Juan 10:10



AHORA LO HAS ENTENDIDO.
¡NECESITAS BUSCAR A DIOS!








TWITTER.
@JAlfredoLievano


1 comentario:

Sandra Rodriguez dijo...



AMEN !!!! GRACIAS SEÑOR TU RESPUESTA NUNCA SE HACE ESPERAR. TE AMO Y VIVO PARA TU GLORIA !!!!