viernes, 4 de abril de 2014

YO NUNCA ME OLVIDARE DE TI. (Isaías 49:15)

Dios ha prometido no olvidarse de ti.
Siempre estará velando e interviniendo a tu favor a lo largo de tu peregrinar sobre la tierra. Y lo que te está pasando ahora no es la excepción...

Créele...  

-------------------------------.
“Yo nunca me olvidaré de ti”
Isaías 49:15
-------------------------------.
El hecho de recibir esta promesa, precisamente ahora que estás con la “soga al cuello”, debe de reconfortarte y cantarle al Señor con gozo y confianza.
No hay nada de tu situación contraria que él desconozca. Todos los detalles están delante de Dios.
Dios sabe minuciosamente como va todo ese proceso que en tu contra que se ha levantado...

“Pues aun vuestros cabellos están todos contados”.
Mateo 10:30


-----------------------------------------.
Alégrate, porque tu caso está en las manos de Dios.
-----------------------------------------.
Alégrate, porque el poder y la soberanía de Dios te envuelven siempre.

Alégrate, porque aun en medio de las circunstancias tempestuosas, grandes cosas hará Dios a tu favor.  

Alégrate, porque Dios mismo se encargará de defender tu caso que humanamente hablando, ya está perdido.

Alégrate, porque no quedarás en vergüenza ante las personas que te conocen y siguen con atención tu caso...

Alégrate, porque la obra que Dios hará, será motivo para que los incrédulos y escépticos crean...


-----------------------------------------.
Dios te ha confirmado AHORA que NO estás a la deriva.
-----------------------------------------.
Más claro no puede ser...
No hay razón para que dudes...
Sus palabras de consuelo y fortaleza deben de alegrarte e impulsarte a la alabanza espontanea a su nombre.

“Alaben el nombre de Jehová, porque solo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos”

Salmo 148:1



José Alfredo Liévano
Twitter: @JAlfredoLievano

2 comentarios:

Quinto Elemento dijo...

Estoy alegre en ti Papá.
Tu nombre es Santo.
Grande es tu Nombre sobre cielo y Tierra.
Alleluyah.

Mª Carmen Rodriguez Ortiz dijo...

Gracias Padre por consola-me en estos momentos que me siento triste y con dolor físico. Lo uno a tus sufrimientos en la Cruz.



Te alabo Padre.

Gracias, gracias, gracias.