martes, 28 de agosto de 2012

¡CUIDADO!... NO PIERDAS LA NOCION.

----------------------.
¡Es una realidad!
Tú, no eres de este mundo...
----------------------.

Perteneces al Reino de los cielos; y el propósito por el cual has venido a la tierra, es para que lo promuevas en el lugar en donde Dios te ha colocado.
Entiende que el cúmulo de conocimientos y experiencias que has adquirido a lo largo de tu vida, no han sido en vano; pero debes encauzarlo en el desarrollo de tu misión y someterlo bajo el poder revitalizador del Espíritu Santo.
Desde luego que la tarea que Dios te ha encomendado es muy difícil, ya que la mayor parte de personas que te rodean aman más las tinieblas que la luz; por eso, la oposición será continua y peligrosa.

-------------------------------------.
Jamás pierdas la noción por la que estás en la tierra.

¡No olvides tu identidad!
¡No olvides tu misión!
¡No olvides tu destino eterno!
-------------------------------------.

Necesitas romper con todo estorbo que te haga perder la noción de  QUIEN eres, QUE haces aquí y hacia DONDE vas.
Necesitas mantener vivas tus convicciones en la Palabra de Dios.
Necesitas decir ¡NO! a ciertas cosas que te estancan, aunque te duela en el alma.
Necesitas valentía y determinación para avanzar en contra corriente.
Necesitas que tu fe y paciencia se ejerciten todo el tiempo, aunque no vas nada por delante.
Necesitas mantener tus pies en un solo camino.

--------------------------------------.
Nunca es tarde para comenzar...

Tu estas en la tierra para cumplir con el propósito eterno por el cual Dios te creó.

¡No lo olvides jamás!
-----------------------------------.

Toma la determinación de renunciar a tus proyectos personales para cumplir con la tarea que Dios te ha delegado, poniéndote ahora mismo bajo sus órdenes incondicionales.

Señor, ¿qué quieres que yo haga?
Hechos 9:6

-----------------------------
TWITTER:
----------------------------

1 comentario:

La vida pensada dijo...

¡Es tan cierto que no somos de este mundo! ¡Qué bueno que es preguntarle a Dios qué quiere que hagamos!, ya que no siempre vemos claramente lo que Dios espera de nosotros. Confiemos en que su respuesta llegará. Gracias por esta reflexión. Un saludo.