miércoles, 18 de abril de 2012

¿COMO SE HACEN TESOROS EN EL CIELO?

De nada sirve vivir muchos años, obtener fama, dinero y bienes materiales, si al fin de cuentas todo se queda aquí.
Por eso el Rey Salomón en el libro de Eclesiastés, expresa lo siguiente:

Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.
¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?
Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece.
Eclesiastés 1:2-4

¿Dónde están aquellos que eran, por decirlo así, “los dueños del mundo”?
Ya no están.
¿Cuánto tiempo gozaron de sus bienes y fama?
Una nada, el tiempo se fue volando, y con él sus vidas.
Ahora otros ocupan su lugar, y así sucesivamente hasta que todo se termine.

-------------------------------.
La vida no tiene sentido si no está arraigada en Dios
-------------------------------.

Esto me recuerda aquella parábola del rico insensato.
Veamos:

La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?
Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.
Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.
Lucas 12:16-21

Y en otra parte, nos enfatiza que es necesario hacer tesoros en el cielo.

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
Mateo 6:19-20

-------------------------------------.
¿Cómo se hacen tesoros en el cielo?
-------------------------------------.

Se hacen tesoros en el cielo cuando se vive para extender el Reino de Dios sobre la tierra.
A cada uno de nosotros, Dios nos ha bendecido con recursos y talentos, para que con ellos hagamos la obra que nos corresponde en el lugar donde nos ha colocado.
No perdamos de vista la razón por la cual Dios nos trajo a la tierra.

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Efesios 2:10

--------------------------------------.
Vivimos para extender el Reino de Dios.
--------------------------------------.

Únicamente viviendo para los propósitos de Dios, es cuando nuestra vida tiene sentido total; aun en los momentos adversos y hasta en la muerte misma.

Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.
Romanos 14:7-8


-----------------------------------.

CORREO ELECTRONICO:

TWITTER:
-----------------------------------.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ni bienes materiales, ni conocimiento nos podemos llevar al cielo, tan solo lo que en esencia somos, lo que esté grabado en nuestro corazón ya sea bueno o malo.

De toda cosa guardada guarda tu corazón porque de él mana la vida.

Aleksss dijo...

...al dia de hoy - lamentablemente - muchos en el mundo como tambien al interior del Cuerpo de Cristo, se han desenfocado del verdadero sentido de adoración y servicio como jesus ordeno en Mateo 4.10 y se van tras los baales: avaricia, codicia y egoísmo en sus vidas. Dios (nos) me libre. Volvamos a nuestro 1er y Unico Amor, a Jesucristo nuestro Señor y Salvador.

pascual gr dijo...

Si hacer tesoros en los cielos es unicamente extender el Reino se Dios en la tierra.pero que significa extender el Reino de Dios en hechos concretos. Sera invertir dinero en la construccion de templos suntuosos dar el diezmo al tesoro de la iglesia en algunos casos para enriquecer a los lideres y hagan gala de pomposidad. mi opinion es mejor dar pan al hambriento ropa al desnudo.....

hector barboza dijo...

Jua 8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.
-Primeramente en los templos debemos predicar y enseñar la verdad y en ello están las leyes de Dios, no importa quien se haga rico con el evangelio de hecho te digo que ellos ya tienen su recompensa, el diezmo es para Dios y como tal debemos entragarlo a Él en obediencia. Si pensamos en los que se hacen ricos tal es nuestro corazón, pensemos en que es lo correcto hacer y lo que Dios espera de nosotros. Te invito a que no desees el dinero de los impíos, de cualquier manera Dios dice que esas riquezas son para sus hijos, esperemos en Dios.

Ralph Gusan dijo...

Gracias por la explicación

Nestor Gabriel Maidana dijo...

Yo estoy de acuerdo con algunos de mis hermanos. Dios dejo bien en claro qué aquí en te tenemos que ayudar es es al pobre y a la viuda