martes, 20 de diciembre de 2011

SEAMOS SOLIDARIOS CON LOS POBRES.

Ante las necesidades actuales de las personas que nos rodean, es importante que los cristianos seamos solidarios.
La carta a los hebreos dice:

Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.
Hebreos 13:16

Tú sabes quienes están pasando necesidades urgentes en estos momentos...
Son personas que conoces por su nombre y apellido...
Muchas de ellas son muy cercanas a ti...
Compárteles de lo mucho o de lo poco que hayas recibido, sobre todo en estas fechas. Hazlo, y no te preocupes como harás después para suplir lo que te haga falta, pues nada te faltará; Dios se encargará de proveerte por diversos medios todo cuanto te haga falta...
Dios no se queda con nada.
Recuerda lo que dice el libro de los proverbios:

A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.
Proverbios 19:17

Dios espera que seamos solidarios con los que no tienen nada...
Mira el gran ejemplo de solidaridad que se reflejaba en la vida de los primeros cristianos:

Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.
Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.
Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.
Hechos 4:32-35

Si tu sabes que a esa persona que conoces, le hace falta algo que tú tienes hasta de sobra, ¿Por qué no se lo compartes?...
No esperes que te lo pida...
Toma tú la iniciativa...
Ahora es el momento de hacerlo...

Que buen momento para ejercitarte en el amor fraternal a tu prójimo y demostrar que tu estilo de vida, SI está fundamentado en Cristo.
Mira lo que escribe el apóstol Santiago:

Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?
Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,  y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.
Santiago 2:14-17

SEAMOS SOLIDARIOS CON LOS POBRES.

-----------------------------------.
Para agregarse como contacto de correo electrónico escribir a:

-----------------------------------.