miércoles, 10 de agosto de 2011

VERAS EL FRUTO DE TUS ESFUERZOS.

Ahora sientes que no avanzas...
Sientes que te has estancado en lo que te propusiste alcanzar con tanto esmero y dedicación desde hace mucho tiempo...
Por mucho que lo intentaste te quedaste en el mismo lugar...
Sin embargo, Dios ha prometido sacarte del estancamiento en el que te encuentras hoy.
Lo hará con su inmenso poder y misericordia...

No será cuestión de suerte lo que acontecerá...
Todo se irá sincronizando de acuerdo a la soberanía de Dios...
No serán las personas las que decidirán por ti, será Dios quien lo haga por ellas...
Será Dios quien te abra las puertas de manera inusual para conducirte y colocarte dónde vas a fructificar pese a tu inexperiencia total...
Las personas únicamente serán los medios que el pondrá...
Mira qué fiel es Dios para contigo...

A medida que avances, tu vida será más productiva…
Nada de lo que hagas será tirado en saco roto, porque Dios hará siempre lo que tú no puedes hacer por tu ineficacia...
Verás el fruto de tus esfuerzos, pero dándole toda la gloria y honra a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas aun más allá de lo que imaginas...
Incluso, verás que aún después que hayas partido de este mundo, todo cuanto hiciste en el nombre de Jesús perdurará después de tu generación...
Nada se echara a perder...
No habrá sido en vano tu existencia sobre la tierra.

PERO...

¿Qué te compete hacer ahora para que lo anterior se cumpla?
Ten siempre presente las recomendaciones que leerás a continuación...
No las tomes a la ligera...
Si quieres que Dios te ayude a salir de la condición presente, entonces procede de la siguiente manera:

Reconoce todo el tiempo  tu dependencia absoluta de Dios.
Entiende que todo lo que eres y tienes, no se lo debes a la suerte,  ni a las personas, ni a tus propias capacidades.
Declárate incapaz e ineficaz ante El, y que si algo vas a lograr, se lo debes a su acción poderosa sobre tu vida...
Todo se lo debes a Él.

Busca hacer la voluntad de Dios.
Vive conforme a los parámetros que te ha dejado establecidos en su Palabra, esto te traerá consecuencias de bien.
No dejes de consultar el mapa de tu vida: La Palabra de Dios.
Dedica tiempo a la lectura y la meditación diaria de la Biblia...

Conságrate a Dios.
Renuncia a tus planes personales y sométete incondicionalmente a los planes perfectos que Dios tiene para tu vida.
Vive para él, pues todo tu ser le pertenece...
No te defraudara...

Mantente en comunicación con Dios.
Esto se logra con la oración diaria...
Búscale cada mañana, antes de iniciar tus actividades diarias...
Es lo primero que has de hacer...
Orar...

Espera en Dios.
Deja que en su tiempo, todas las cosas vayan tomando su lugar...
Espera en Dios creyéndole y haciendo con responsabilidad todo lo que te corresponde.
Comienza desde hoy...

Ahora pues, Jehová Dios, tú eres Dios, y tus palabras son verdad, y tú has prometido este bien a tu siervo.
1 Samuel 7:28

2 comentarios:

Claudia Portillo dijo...

Amén Gloria a DIOS, el es siempre fiel.
Bendiciones Hermano.

Jo_olavarria dijo...

Bendiciones, una acotación, es 2ª de Samuel 728 el texto.
Dios te siga usando.