lunes, 25 de julio de 2011

NO ESCONDAS LO QUE DIOS TE DIO.

Todo cuanto Dios te ha dado ha de ser para propósitos que honren su nombre, no para deshonrarlo.
Dios NO te da las cosas para que hagas mal uso de ellas o las desperdicies en lo que NO está en sus propósitos.
No olvides que los recursos que posees no son tuyos, sino que son de Dios. El te los ha dado para que los administres correctamente. A ti no te pertenecen, no tienes el derecho de encauzarlos en lo que a ti te parezca.
¿Cómo los has estado empleando hasta ahora?
Recuerda que si eres fiel en lo poco, sobre lo mucho te pondrá; pero si aún con eso poco que tienes no estás administrándolo bien, ¿Cómo esperas que Dios te de mas?
Jamás será así...
Por eso, no escondas lo que Dios te ha dado, empleándolos en otras cosas que no tienen nada que ver con sus propósitos...
Eso es como que eches por tierra lo que te ha sido dado...
Es desperdiciarlo...
¿Acaso va a producir para bien algo así?
NO.
Piénsalo...

Dios sabe que eres capaz de producir para él...
Sabe que eres capaz de multiplicar lo que ha puesto en tus manos, justamente lo que tienes ahora, aunque sea poquito...
No escondas lo que Dios te ha dado empleándolo para otros propósitos, pues eso traerá consecuencias terribles a tu vida.

He aquí lo que tienes que hacer:

Conságrale a Dios lo que eres y lo que tienes...
Conságraselo para sus propósitos...
Hazlo ahora sin temor...

Ora por sabiduría, para que sepas QUE hacer y COMO utilizar lo que has recibido por Dios.

Sé diligente. Todo cuanto posees ahora, empléalo para los propósitos de Dios, y veras como su acción poderosa te respaldará en todo, aunque a tu alrededor todo lo tengas en contra.

Ten la plena certeza que a lo largo de todo el trayecto que te hace falta por recorrer en esta tierra, Dios te asistirá e  irá dando todo cuanto necesites.

No te dejes intimidar por las circunstancias adversas que se te vengan encima, pues en todas ellas verás la oportuna mano de Dios a tu favor, pues aunque por momentos no comprendas muchas cosas. Todo resultará para tu bien y para las personas que te rodean.

---------
Ahora es el tiempo para trabajar, dale con todo para que no enfrentes consecuencias de frustración y dolor.
No te suceda lo que dice el siguiente proverbio:

Pasé junto al campo del hombre perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento; y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos, ortigas habían ya cubierto su faz, y su cerca de piedra estaba ya destruida.
Miré, y lo puse en mi corazón; lo vi, y tomé consejo.
Un poco de sueño, cabeceando otro poco, poniendo mano sobre mano otro poco para dormir; así vendrá como caminante tu necesidad, y tu pobreza como hombre armado.
Proverbios 24:30-34

1 comentario:

Hija de Dios dijo...

Que el Señor lo siga bendiciendo, hermano =)