miércoles, 11 de noviembre de 2009

Dios conoce tus AMARGAS AFLICCIONES


Dios conoce las AMARGAS AFLICCIONES por las que atraviesas en estos instantes.

El sabe perfectamente que no hay quien pueda ayudarte sobretodo en estos momentos tan difíciles en los que todos estan pasando por tu misma situacion.
Asi es...
Humanamente hablando no hay nadie que puede hacerlo aunque quisiera.


Sin embargo, Dios mismo se vale de diversos acontecimientos para que el auxilio que necesitas llegue pronto a tus manos.

El tiene sus metodos totalmente incomprensibles a la logica...
Llegan de la manera que menos piensas…

Asi que cuando esa ayuda te llegue, recuerda que no es por las personas o porque la suerte te favorecio.
Ha sido unicamente por Dios...


Entiende que Dios obra mas alla de toda logica humana.

Es el quien dara LA ORDEN INMEDIATA para que todo se resuelva a tu favor, aunque todo lo tengas en contra.
Es de el quien procede todo asi como Pablo dijo en cierta ocasion a los atenienses:

El es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.
Hechos 17:25

Todo proviene de LA MANO DE DIOS.
Dios es tu unica fuente de provision, no existe ninguna otra...
Tu unicamente sigue sus ORDENES ILOGICAS asi como lo hizo el profeta Elias. Ver por ejemplo la historia en 1 Reyes 17.


Emprende lo que Dios te diga...

Si tienes que dar, DA, aunque tengas limitaciones...
Veras como en la medida que des, entonces recibiras...
Dios conoce todas tus limitaciones y el no te defraudara...
Dios no desconoce las amargas aflicciones por las que atraviesas...
Haz lo que el te indique nada mas...





Jose Alfredo Lievano

1 comentario:

victoriavalia dijo...

Nunca mas actual para el mundo entero. Aqui en Argentina, los tiempos son malos. Pero gracias a Dios por su don inefable!!. y porque si hoy, yo y otros tantos podemos dar gracias, tener paz, y la conviccion de que El esta, es tan solo por Su Gracia que es derramada en nuestras vidas aun sin merecerlo. Maravilloso Dios quien merece toda nuestra adoracion, exaltacion y admiracion. Te doy gracias Papá porque yo vivo porque vos vivis en mi.