jueves, 27 de agosto de 2009

Esfuerzate hoy, CREYENDO y ESPERANDO


Ahora dispones de un tiempo muy limitado e imperfecto sobre la tierra, pero es dentro de este tiempo, en el que has de esforzarte al maximo...

Esfuerzate al maximo en todas las tareas que te asignen, por muy dificiles e imposibles que sean...
Esfuerzate aunque sean como una montaña, cuya cima parece imposible de alcanzar...
Hazlo, pues Dios te va a respaldar...
Asi sera...
Caso contrario nada lograras si no te esfuerzas...

A lo largo de la Sagrada Escritura, encontramos constantemente la orden de Dios en la que se nos pide ESFUERZO CONSTANTE aunque todo lo tengamos en contra...

Es necesario dar aun mas alla de nuestras capacidades y limitaciones, porque sabemos que contamos con la asistencia del Poder Sobrenatural de Dios...
Asi que no te preocupes si ahora se te esta exigiendo mas de lo que acostumbrabas hacer...



Trabaja con DEDICACION y ESFUERZO, pero dependiendo siempre del poder soberano de Dios sobre tu vida y acontecimientos...

Jamas digas NO PUEDO, porque quien te ayudara es Dios...
Tenlo siempre presente...

No tengas temor de asumir esas nuevas responsabilidades y enormes privilegios que se te han presentado...
No temas, pues todo comienzo cuesta...
Tu solamente trabaja con la SABIDURIA y el PODER que Dios ha prometido darte...

Entiende que ahora no es tiempo de descansar...
Es tiempo de trabajar...

Es tiempo de aprovechar el tiempo al maximo en tus responsabilidades diarias en los diferentes campos en los que te desarrollas...

Es tiempo de aprovechar tus capacidades...
De aprovechar tus recursos...
De aprovechar todo cuanto Dios ha puesto en tus manos...



El verdadero descanso, el perfecto descanso vendra despues...

Es en ese descanso en el que disfrutaras los frutos de tu trabajo...
Descansa en las promesas que Dios te ha hecho y que por cierto te ha confirmado recientemente...
A ti te consta que te las ha dado especificamente a ti...
Que eso sea un gran incentivo para que te lances sin temor a este nuevo reto que se te ha presentado...



Descansa en lo que Dios te ha prometido, tanto para esta vida, como en la vida definitiva y completa que te espera cuando hayas finalizado tu labor en el mundo...

Descansa haciendo con esmero lo que Dios te ha encargado...
Veras que toda carga se volvera liviana y esperanzadora...

No lo olvides ahora...

Vale la pena todo esfuerzo que hagas, siempre y cuando estes en el centro de la voluntad de Dios, la cual se traduce a una vida de FE y OBEDIENCIA...
Yo te aseguro nada te sera en vano...
Todo esfuerzo que hagas tendra sus consecuencias de bendicion...

Esfuerzate hoy al maximo, CREYENDOLE a Dios y ESPERANDO en sus promesas...
-------------

Asi que, hermanos mios amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.
1 Corintios 15:58




------------
------------
Jose Alfredo Lievano

3 comentarios:

Priscila dijo...

Amen, hermano muchas gracias por este mensaje.

p dijo...

"...no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor..."
Ef.6:6

" Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. "
Col.3:23

"...reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón pefecto y ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos..."
1Cr.28:9

" ...Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová. "
1Cr.28:20

Iliana dijo...

Gracias Hno. Alfredo por dejarse usar, que Dios lo siga bendiciendo con este gran Ministerio que nos llena de mucha esperanza al recordarnos lo que Dios nos ha prometido y que muchas veces se nos olvida, por las circunstancias que vivivimos.