sábado, 4 de julio de 2009

PREDICADOR: Iras donde Dios te envie...


Las oportunidades en la vida, hay que saberlas aprovechar ahora.

Despues el tiempo pasa y ya nada se puede hacer...
Lo que hay que hacer, hay que hacerlo ahora, y no despues...
No desperdicies los talentos y recursos que Dios te ha dado, cuando los puedes emplear ahora...
Aprovechalos...

El tiempo que Dios te ha concedido sobre la tierra, es para que lo inviertas en la propagacion de su Palabra en el lugar donde te ha enviado y donde te enviara despues...
Ese ha sido el proyecto eterno que Dios ha tenido para ti...

Antes de formarte en el vientre,
ya te había elegido;
antes de que nacieras,
ya te había apartado;
te había nombrado profeta para las naciones.
Jeremias 1:5



No te olvides que si has venido al mundo, es para que seas portavoz de la Palabra de Dios...

No has venido para otra cosa...

Por esa razon, has visto como se te han presentando oportunidades para hacerlo en lugares que jamas imaginaste ir...
Tu se fiel alli, aunque sientas que las palabras, el viento se las lleve...
Aunque veas que el lugar es extremo peligroso...
No te retires, a menos que Dios te lo indique...

Algo importante:

No ceses de orar para que el Espiritu Santo te de poder y autoridad en el cumplimento de tu mision en ese lugar, pues como has visto, la tarea no es nada facil...

Hoy Dios, quiere que te aferres a las palabras que a continuacion te da:

Vas a ir adondequiera que yo te envie,
y vas a decir todo lo que yo te ordene.
No le temas a nadie, que yo estoy contigo para librarte.

He puesto en tu boca mis palabras.
Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos,
para arrancar y derribar,
para destruir y demoler,
para construir y plantar.

Pelearan contra ti, pero no te podran vencer,
porque yo estoy contigo para librarte.

Jeremias 1:7-10,19



No desaproveches la oportunidad y el privilegio inmerecido que has recibido.
Ve donde Dios te ha enviado...




--------------
Jose Alfredo Lievano

1 comentario:

Otto dijo...

Por mucho tiempo el Señor me ha hablado a través de tus escritos. Te bendigo en el nombre del Señor.