lunes, 9 de marzo de 2009

Preparate para los eventos INESPERADOS.


Tu NO sabes lo que puede acontecerte en los proximos cinco minutos...

La experiencia nos dice que la vida da GIROS REPENTINOS en el momento menos imaginado, haciendo que se den transformaciones RADICALES y DETERMINANTES.
Tantas experiencias de las que hemos sido testigos...
Cierto o no?

Es obvio que los cambios AGRADABLES son bienvenidos; pero que decir de aquellos que NO lo son?

Lo que hoy se planifica con mucho detalle y cuidado, mañana puede ser boicoteado por diversos factores INESPERADOS, INVOLUNTARIOS y NO DESEADOS que traen estados de animo negativos como: desesperacion, panico, tristeza, ansiedad, enojo o frustracion...
Es de vital importancia que siempre estes PREPARADO o PREPARADA para recibir los eventos inevitablemente INESPERADOS...

Acaso podemos estar preparados para este tipo de acontecimientos inimaginablemente sorpresivos?
Como estarlo?...
Es sencillo...

Viviendo en una RELACION ESTRECHA con Dios todos los dias, la cual se propicia por medio de la ORACION PERSONAL, la REFLEXION de su Palabra y la OBEDICIENCIA a sus indicaciones.


ESTA ACTITUD PERMITIRA:

Que el Espiritu Santo comience a PREPARARNOS EMOCIONALMENTE por medio de su accion continua y activa en nuestro interior, para que cuando ese momento llegue tengamos la capacidad de enfrentar con MADUREZ, SERENIDAD y SABIDURIA la situacion por muy complicada que sea...

Tener la certeza que lo que Dios ha permitido tiene un PROPOSITO SABIO para nosotros y para quienes nos rodean, aunque no entendamos ni un apice de lo que esta pasando...

Tener esa PAZ INTERIOR que no estara supeditada a los acontecimientos externos...



Sea cual sea la situacion INESPERADA, TRISTE o DOLOROSA que puedas vivir en un futuro inmediato o lejano, tu estaras en la capacidad de enfrentarla y salir adelante en medio de cualquier condicion circunstancial...


POR TANTO, NO TEMEREMOS, AUNQUE LA TIERRA SEA REMOVIDA, Y SE TRASPASEN LOS MONTES AL CORAZON DEL MAR...
Salmo 46: 2




Jose Alfredo Lievano

2 comentarios:

Telúrico dijo...

"para que cuando ese momento llegue tengamos la capacidad de enfrentar con MADUREZ, SERENIDAD y SABIDURIA la situacion por muy complicada que sea..."

Conozco gente atea a más no poder, que afrontó en dos años, la muerte de su padre, el suicidio de su hermana y la noticia de la enfermedad terminal de su madre, con una entereza increible. Insisto, es un ateo con todas las letras y no cree en dios lo más minimo.

Para afrontar situaciones dificiles con madurez, no hace falta creer en dios, decir que hace falta creer en dios y afirmarlo como la verdad absoluta, es engañar a la gente, porque no es cierto.

Sandra dijo...

en la vida me ha tocado enfrentar las situacines m{as difíciles que nunca imagine y fueron en un abrir y cerra de ojos. Luego de tner un hogar lindo y un esposo tan bueno y responsable. En un momento me notifican que habian matado a mi espos y en menos de un año fallece mi hija de 10 años en un accidente. Después de esto puedo decir con toda propiedad que he pasado por situaciones d elo más difícile y en carne propia.

Quise salir sola y tomar toda l entereza humana, armandome de valor y creyendo no necesitar de Dios para salir adelante. Que mentira mas grande me quise creer. POr fuera mostre toda una careta de fortaleza y serenidad, pero por dentro me desgarraba.

Pero Dios en su misericordia me atrajo con amor, me mostro ese corazón de Padre, que sosotiene, que levanta y que nos da nuevas fuerzas día a día. La paz que Dios da a mi corazón cuando el dolor quiere atraparme, no puedo encontrarla en nada ni en nadie, menos en mi misma. Tengo comprobado desde hace 17 años que sucedió esto en mi vida y puedo testificar que SOLO DIOS Y SU PALABRA me han capacitado para tener la MADUREZ, SERENIDAD Y SABIDURIA para enfrentar las situaciones difíciles de cad día.
Mi oración es en cada momento que pase lo que pase en mi vida, sea cual sea la situacion que tenga que enfrentar lo UNICO que necesito es la PRESENCIA de DIOS en mis acontecimientos por que si EL está conmigo NADA me faltará.


Bendiciones.